Ajedrez por Zenón Franco: Partidas Memorables (201), Jon Kristinsson vs. Mikhail Tal, Reikiavik 1964

Hoy es el día de nacimiento de Mikhail Nekhemyevich Tal (Riga, Letonia, URSS, 1936 – Moscú, Rusia, 28 de junio de 1992), el octavo campeón del mundo.

Torneo de Reykiavik 1964 (Foto skaksogufelagid.is)
Torneo de Reykiavik 1964 (Foto skaksogufelagid.is)Foto Gentileza

A fines de los años 50 su aparición fue meteórica, el “Mago de Riga” introdujo una forma de jugar que parecía vulnerar la lógica y con frecuencia llevaba a un inesperado triunfo del espíritu sobre la materia.

“Misha” Tal comentó: “Así como la imaginación de uno se agita por la sonrisa de una muchacha, la imaginación se desborda por las posibilidades del ajedrez. Uno descubre la armoniosa interrelación de las piezas, la belleza de las combinaciones, y se siente atraído ante el tablero”.

Tal murió relativamente joven, a los 55 años, fue campeón mundial solo un año, venció a Mikhail Botvinnik en 1960 y perdió el match revancha y el título en 1961, no obstante, según Kasparov “su estrella alumbró con tantísimo brillo, como la que más, en toda la historia del ajedrez”.

Es casi con seguridad el campeón mundial más querido, despertaba simpatía inmediata en los aficionados y maestros al ver o recordar las hermosas combinaciones que realizaba ante el tablero.

Mikhail Botvinnik dijo sobre Tal: “Era amado, ¿acaso no consiste en eso la felicidad?”.

Reikiavik y el ajedrez

Recordemos uno de sus triunfos relativamente menores, fue en Reikiavik, una ciudad unida a la memoria de los ajedrecistas por el duelo de 1972 entre Boris Spassky y Robert Fischer.

“El match del Siglo” de 1972 fue mucho más que una competencia deportiva, se disputó durante la guerra fría y tuvo un fuerte efecto simbólico, también ayudó a popularizar el ajedrez en Islandia y en todo el mundo.

Desde hace muchos años es el país con más grandes maestros por habitante, antes de ese duelo, y a pesar de tener a Fridrik Olafsson, un jugador muy fuerte en los años 50 y 60, que estaba entre los 20 mejores del mundo (su pico máximo fue 13), la actividad ajedrecística era muy escasa hasta 1964.

Olafsson jugó varios matches, entre ellos con el argentino Herman Pilnik, un asiduo visitante de Islandia en los años 50.

Las dos únicas pruebas importantes en esos años fueron el Campeonato Mundial Estudiantil por Equipos de 1957 (ganó la URSS, nada sorprendente, pues sus tres primeros tableros eran Tal, Spassky y Polugaevsky), y la participación de Robert Fischer en 1960 en un mini-torneo jugado antes de la Olimpiada de Leipzig; Fischer ganó con 3½ puntos sobre 4.

Reikiavik 1964

En 1964 se dio un gran paso adelante, se jugó un torneo con 17 participantes, con la presencia de dos figuras de primera fuerza, el soviético excampeón del mundo Mikhail Tal y el yugoeslavo Svetozar Gligoric, además de dos maestros internacionales (había pocos titulados en esos años), el noruego Svein Johannessen y el inglés Robert Wade, los mejores jugadores locales, Olafsson incluido, y la campeona del mundo Nona Gaprindashvili.

En el torneo de Hastings 1963/64, finalizado días antes, había ganado Tal seguido de Gligoric, mientras que Gaprindashvili había compartido el primer lugar en el grupo B.

Desarrollo del torneo

La competencia se jugó del 14 de enero al 2 de febrero de 1964.

El liderazgo del torneo fue durante unas rondas una lucha entre los tres más fuertes, Tal, Olafsson y Gligoric, aunque Olafsson tenía el hándicap de escribir también largos reportes diarios para el periódico Tíminn.

Luego de siete rondas Olafsson y Tal compartían el primer puesto con nada menos que 6½ puntos, seguido de Gligoric con 6, y el resto más rezagado, pero Tal ya había jugado y vencido, a Gligoric.

En la 8ª ronda Gligoric venció a Olafsson y Tal quedó como único puntero con 7½ puntos sobre 8, seguido de Gligoric con 7 y Olafsson con 6½.

En las dos rondas siguientes Tal siguió su racha victoriosa, tenía 9½ puntos sobre 10, era seguido de Gligoric, ya con 8½, mientras que Olafsson fue quedándose, no obstante, a falta de tres rondas, el torneo no estaba decidido todavía.

En la 11ª ronda jugaban entre sí los dos soviéticos, Tal cuenta en su magnífico libro The Life and Games of Mikhail Tal que el día anterior llegó un telegrama de Moscú en el que se decía que a Nona Gaprindashvili se le había concedido el título de Maestro Honorario de los Deportes de la URSS, un título muy difícil de alcanzar en esa época.

“Como colega sénior organicé una pequeña celebración a la cual fueron invitados cierto número de participantes”, comentó Tal, añadiendo que en ese momento no se sentía con derecho a jugar a ganar el día siguiente, “y le dije a la Dama Campeona que no estaba en contra de acordar tablas”.

No obstante, “Para mi sorpresa, Nona dio una muestra de su carácter, y dijo que, en vista de la cerrada lucha por el primer puesto yo estaba obligado a jugar a ganar”.

Tal le sugirió entonces que le dijera qué apertura quería jugar, y él lo haría, naturalmente sin ninguna preparación, ella aceptó, y Tal ganó una Apertura Española.

Nona Gaprindashvili

Sobre la actuación de la campeona del mundo, The Times escribió que “La Srta. Gaprindashvili a sus 22 años, ha demostrado por su juego en Hastings y Reikiavik que está en la misma categoría que Vera Menchik, la única mujer del pasado que tenía fuerza de maestro”.

Nona Gaprindashvili (Zugdidi, Georgia, URSS, 3 de mayo de 1941) cumplió con los pronósticos, fue la primera mujer en obtener el título de Gran Maestro (masculino), fue campeona del mundo desde 1962 hasta 1978.

Gambito de Dama

Recientemente Nona Gaprindashvili fue noticia por llegar a un acuerdo extrajudicial con Netflix por la exitosa serie “Gambito de Dama” donde se la nombra, pero faltando a la verdad histórica.

Gaprindashvili basó su demanda afirmando que la serie contiene “información falsa”, exigió a Netflix una compensación de 5 millones de dólares, un tribunal de California aceptó la demanda.

La abogada de Gaprindashvili, Maya Mtsariashvili, comentó que Nona, “exige respeto a su persona y que se haga justicia”, en la miniserie, “dicen sobre ella que nunca jugó contra hombres y también la llaman “ajedrecista rusa”, siendo ella georgiana.

Lo cierto es que, en 1968, época en la que transcurre la acción de la miniserie, Gaprindashvili ya había competido con decenas de hombres, y una decena de grandes maestros.

Volvamos a Reikiavik 1964.

En la penúltima jornada Tal jugó su partida más interesante del torneo, ante Olafsson, mientras que Gligoric empató, con lo que Tal ganó el torneo con una ronda de anticipación.

Veamos el final de esa partida, con comentarios de Tal entre comillas.

Fridrik Olafsson – Mikhail Tal

Reikiavik (12), 01.02.1964

¿Qué rey está más expuesto? Con su siguiente jugada Tal quiere que sea el blanco. 28...g5! [”En este momento las blancas ya estaban en un apuro de tiempo severo”.] 29.hxg5 Th3 30.Dg2 [En caso de 30.g6+ Rg7 31.Dg2 las negras no jugarían 31...Dh8? por 32.e5! Tal pensaba jugar 31...Ce5.] 30...Dh8 31.Tf1 [En caso de 31.g6+ puede seguir 31...Rg8, aunque también es posible la más ambiciosa 31...Re7 32.e5 fxe5 33.g7 (no 33.Dg5+? Df6) 33...Dh7.] 31...Txd3 [”No solo gana un peón, sino que, lo que es más importante, despeja el camino para la dama”.] 32.e5 Dh3! 33.g6+ [”En vista de las numerosas debilidades en el ala dama, el final sería muy difícil para las blancas”.] 33...Rg8 [No 33...Rg7? por 34.exf6+ Cxf6 35.Dxb7+.] 34.Dxb7 [34.exf6 falla por 34...Dxg2+ 35.Rxg2 Ah3+ “donde además de la calidad, las negras capturan uno de los peones pasados del oponente”.] 34...Tb8 35.Dc6 fxe5 36.Tae1 Tdxb3! [Amenaza 37...T6–b6, ganando una pieza.] 37.Tf3 [”Es muy difícil para las blancas enfrentarse a las numerosas amenazas del oponente. Por encima tenía literalmente solo segundos en su reloj”.] 37...Txf3 38.Dxf3 [Un error, pero 38.Cxf3 tampoco defendía tras por ej. 38...Tf8.] 38...exf4 39.De4 Te8 0–1

Anteriormente, en la 5ª ronda sucedió algo extraordinario, Tal jugó con negras contra el islandés Jon Kristinsson, que finalmente terminó penúltimo con 3½ puntos sobre 13.

En la jugada 13 Kristinsson sacrificó una pieza con la que forzaba la repetición de jugadas so pena de grandes pérdidas materiales para el excampeón mundial.

¿Qué hizo Tal? Consciente de que no jugamos contra máquinas sino contra personas con emociones, y arriesgando la pérdida de la partida ¡sacrificó su dama por material insuficiente!

Objetivamente era malo, pero Tal se explicó así: “¡No hice todo el camino desde Riga a Reikiavik para hacer tablas rápidas!”.

Recordemos esa partida.

GM Zenón Franco Ocampos

Ponteareas, 9 de noviembre de 2022

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.