Reviven el “Ñande ipi cuéra” de “Rosicrán”

Una nueva edición de “Ñande ipi cuéra” (Nuestros antepasados)”, de Narciso R. Colmán, fue lanzada el martes pasado en el Ateneo Paraguayo. A través de esta publicación bilingüe se cumple “el deseo de varias generaciones de Colmán”, según mencionó Fernando Colmán, bisnieto del autor, quien estuvo a cargo de este libro junto a Cristino Bogado y Douglas Diegues.

Así luce la portada de la nueva edición de “Ñande ipi cuéra”.
Así luce la portada de la nueva edición de “Ñande ipi cuéra”.

Mucho público se dio cita en el acto de lanzamiento realizado en el local del Ateneo Paraguayo. Familiares de Narciso R. Colmán se hicieron presentes, como uno de sus hijos, Narciso de los Reyes Colmán.

La ceremonia fue dirigida por el poeta y escritor Alberto Sisa, quien primeramente destacó que esta obra, que sale bajo el sello de Editora de los Bugres y en coedición con Okárajapu, “nos sumerge en la teogónica narración poética del universo étnico guaraní”.

Sisa resaltó también que esta edición sale en coincidencia con el 65º aniversario de fallecimiento de Narciso R. Colmán, quien usaba el seudónimo de “Rosicrán”.

PUBLICIDAD

Seguidamente habló Fernando Colmán, bisnieto de Rosicrán, quien estuvo a cargo de esta edición, junto con Cristino Bogado, por la editora Okárajapu.

Colmán contó que el acercamiento que siempre tuvo a la obra de su bisabuelo fue “a través de ediciones perdidas, fragmentos o, en ocasiones, malas ediciones”.

Explicó entonces que para entender la obra de Rosicrán, el Ateneo Paraguayo fue un lugar “fundamental”, pues allí se encuentra el acervo de sus publicaciones o de otros autores que se refieren a él.

PUBLICIDAD

“De ese acervo pudimos rescatar quizás el 15% y lo que encontramos fueron cosas que van mucho más allá del concepto que tenemos de Rosicrán como autor. Encontramos libros que reseñan su afición a la magia, nueve recetarios de cocina campesina, documentos varios, cartas y una cantidad muy grande de archivos que revelan cómo él se autogestionaba a través de su función de telegrafista”, indicó Fernando.

“La cantidad de citas que se hacen de él y la cantidad de información que se encuentra afuera, en internet, es inabordable para nuestra capacidad como pequeña editorial autónoma. Pero esto es un pequeño adelanto de lo que queremos hacer”, comentó el bisnieto.

Colmán mencionó que no todas las obras están halladas pero que tienen una gran mayoría y, además, ya se encuentran digitalizadas.

Destacó también que la realización de esta edición fue el trabajo de un gran equipo. Esta publicación era algo que le “latía” hacer, dijo, pero no solamente por un deseo suyo sino también de su abuelo Florencio de los Santos Colmán y por “el deseo de varias generaciones de Colmán”.

Cristino Bogado, habló después, brevemente, y subrayó “el valor lingüístico del poeta Rosicrán”, a quien se refirió como “nuestro pequeño Shakespeare”.

Por su parte, el editor Douglas Diegues expresó su deseo de que esta obra que “estuvo mucho tiempo desaparecida y ahora empieza a circular, colabore para que más personas puedan adquirir el gusto por la lectura”.

El acto se coronó con la lectura de uno de los poemas a cargo de Christian Kent (prologuista del libro), y con las actuaciones de la arpista Carmen Monges y la actriz Luz Saldívar.

Hoy se realizará otra presentación del libro, con una tertulia literaria, en el Agujero de Vysoka (Punta Karapã), a las 20:00.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD