Hoy darán el último adiós al pa’i Melià

Ayer, un día antes de cumplir los 87 años, falleció el padre Bartomeu Melià (SJ) dejando un gran legado, fruto de sus investigaciones referentes a la lengua y la cultura guaraní. Hoy a las 9:00 habrá una misa de cuerpo presente en la parroquia Cristo Rey (Avda. Ygatimí y Colón) y posteriormente el cortejo fúnebre partirá hacia el Cementerio de los Jesuitas, ubicado en Limpio.

El padre Bartomeu Melià se destacó por su trabajo en favor de la lengua guaraní y de los grupos originarios.
El padre Bartomeu Melià se destacó por su trabajo en favor de la lengua guaraní y de los grupos originarios.

El deceso del sacerdote y lingüista se produjo en la madrugada de este viernes, como consecuencia de una falla hepática. Melià había nacido el 7 de diciembre de 1932 en Porreres (Baleares), España. En 1949 ingresó a la Compañía de Jesús y, tras su ordenación sacerdotal, se radicó en Paraguay en 1954.

Con Antonio Guasch como su primer profesor, comenzó sus estudios de la lengua y la cultura guaraní. Posteriormente se volvió discípulo de León Cadogan y, en 1969, obtuvo un doctorado en la Universidad de Estrasburgo, Francia, con la tesis: La creación de un lenguaje cristiano en las misiones de los guaraníes en Paraguay.

“No pretendía hacerme antropólogo. El señor Cadogan me dice ‘Melià ¿quieres ir al monte? Y yo le digo, sí. Y desde entonces, bueno... me fui a Mbarigüi”, recordó el sacerdote en una de las escenas del documental “Diario Guaraní” (2016), de Marcelo Martinessi, que lo tiene como protagonista. Su encuentro con esta comunidad mbya guaraní, asentada en el departamento de Caaguazú, cimentó sus investigaciones.

PUBLICIDAD

Melià también se desempeñó como profesor de Etnia y Cultura Guaraní en la Universidad Católica de Asunción y fue presidente del Centro de Estudios Antropológicos de dicha casa de estudios, dirigiendo además las revistas Suplemento Antropológico y Estudios Paraguayos.

En el año 1976, el gobierno dictatorial de Alfredo Stroessner lo obligó a salir del país, en represalia a su abierto repudio a la masacre sistemática de los aché guayaki.

Durante su estadía en Brasil, trabajó con la comunidad enawene-nawé de Mato Grosso do Sul, llegando a ser adoptado por una de las familias de este pueblo.

PUBLICIDAD

Tras la caída de la dictadura, en 1989, regresó a Paraguay, alternando su trabajo de campo con los guaraníes, con investigaciones en etnohistoria y etnolingüística. A lo largo de su vida escribió más de 30 libros y publicó una gran cantidad de artículos e investigaciones.

En el año 2004 obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y, en el 2011 recibió en su España natal el Premio Bartolomé de las Casas, de manos del entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. Previamente, en 2004, España le otorgó la Cruz Oficial de la Orden de Isabel La Católica.

También fue distinguido con la “Orden Nacional al Mérito Comuneros”, en 2012; y recientemente recibió una distinción de la Cámara de Senadores. En el año 2011, Melià recibió la ciudadanía paraguaya.

A través de un comunicado, la Secretaría Nacional de Cultura afirmó que el mismo “dedicó su vida a la palabra ‘alma del guaraní’”.

También le expresó su “aguyjevete (gracias) más profundo a este hombre que supo mirarnos con la agudeza y generosidad de los verdaderos maestros”.

A su vez, la Secretaría Nacional de Políticas Lingüísticas calificó de “invaluables sus aportes e investigaciones en las líneas de antropología y lingüística”.

El Museo del Barro, que recientemente le dedicó la exposición “Inventar el Paraguay”, expresó en redes sociales que “su enorme legado enriquecerá para siempre la memoria de nuestro país y alentará la invención de porvenires mejores”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD