El casete revive en la era del streaming

Además del vinilo, otro formato que estaba casi desaparecido y regresó con todo es el casete. En estos últimos años, en nuestro país hay grupos que apostaron a esta tendencia. El músico Aharon Emery contó la experiencia de su banda EEEKS, que lanzó sus dos álbumes en casete. ¿Las razones? los bajos costos pero, por otro lado, el encanto y la estética de dicho soporte.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3LMACBE4GFEYHNRCZV5QEQK4OE.jpg

“Pet City” (2017) y “Oracle” (2018) son los álbumes del grupo conformado por Ana Díaz Sacco, Luca Milessi, Rogelio Sanabria, Joaquín Abente y Emery. Sus trabajos, además de estar en plataformas digitales y en CD, salieron también en casete. Aharon, el cantante y guitarrista del grupo, explicó que en primer lugar lo hicieron porque “para una banda independiente, es lo más barato que podés sacar”.

Asimismo, señaló que coincide con que muchas bandas y sellos, como “Burger Records o Lollipop”, que ellos siguen, también sacan sus trabajos en casete. “Son sellos que son parte del revival” de dicho formato, dijo, y contó que sus primeros casetes los hicieron en Volante Records, de Córdoba, Argentina, y luego con Gnar Tapes, de Los Ángeles, EE.UU. y Pink Haze Records, de Montreal, Canadá.

A la hora de hablar del sonido, Emery afirmó que a él particularmente le gusta lo que se logra con el casete. “Sí, sabíamos que no iba a sonar tan bien, pero es como que eso era parte del encanto también. Además de que, personalmente, estéticamente el casete me es súper lindo. Eso fue lo que nos atrajo también a editar así”, explicó.

PUBLICIDAD

Además, subrayó que en “muchas escenas más independientes en el mundo, como nuestra escena, hay un empuje creativo que busca balancear todo lo económico con lo que uno quiere sacar, entonces los casetes siempre fueron algo barato y posiblemente inmediato”, señaló. “En un principio parece medio ilógico y es súper contracorriente también, pero ahora ya está como más estandarizado, sobre todo en los Estados Unidos es normal”, añadió. En su opinión, otro encanto del casete es también que “es un motivo de juntarse a escuchar música”, y eso vuelve a dar “una situación social interesante”.

Al respecto de las plataformas digitales, al decir de Emery, definitivamente estas no son algo negativo. “Cada vez hay más cosas que antes no estaban digitalizadas, es como una súper mega biblioteca que puede ser un poco abrumadora”, expresó. Spotify en un principio “era música que podías escuchar gratis, y después se incluyó a los playlists, que es lo que cambió más todo. No digo que sea negativo, sino que cambia tu relación psicológica con la música”, añadió.

Música del momento

Sentirse atraídos por toda la estética que envuelve al casete y sus épocas, para Emery no es algo que represente “repetir algo del pasado”. Pero reconoció que actualmente esa afirmación es “siempre el conflicto”, como cuando la gente les pregunta: “¿Por qué no hacen algo original?”. Con su grupo, dijo, han recibido comentarios de que parecen “una banda de los 60 o 70” pero “tampoco es eso”, señaló. “Yo digo que cualquier cosa que vos intentes hacer es de tu momento, por más que tengas influencias de antes”, reflexionó el artista.

Para Aharon es un pensamiento “muy de Occidente” esta “obsesión de no repetirse a uno mismo, es como un énfasis hacia el individualismo, de que te olvidás del pasado para ser del futuro, y eso no es real. Para mí está bueno cuando alguien sabe lo que le gusta y hace eso”, indicó.

Además, detalló que con su grupo no se enfocan solamente en música de los 60, 70 u 80, sino en todo lo que escuchan “incluso (música) de ahora”. “Podés pensar que te gusta mucho una línea de algo o el ritmo de algo y eso es de tal época, y te gusta mezclar eso con el 'vibe' que tiene otra canción. Hay muchas cosas que son específicamente 'vibes' y ni siquiera pensamos: 'vamos a hacer igual que esta canción o que esta banda'. Es intentar ser honestos con lo que nos gusta”, aclaró.

Escena en crecimiento

EEEKS forma parte de una escena independiente, emergente y “más ecléctica”, al decir de Aharon, quien resalta que este es “un momento súper importante” para que las cosas sucedan. Como ejemplo puso al trabajo que realizó para el primer EP de Mocasinos, grabado en cinta con una consola Tascam de cuatro canales, “sin ninguna alteración ni agregado digital”. “Estoy súper emocionado para ver cómo eso repercute de alguna manera, porque suena súper viejo y esa era la intención, porque lo que ellos hacen va genial con esa estética y con lo que a ellos les gusta, que es beat latinoamericano de los 60 y las orquestas de acá de los 70”.

Aharon, personalmente, está trabajando con Lost Gatos, Karaoke Chaco'i, Pandilla Pirómana, Luisonz, y otras bandas más además de Mocasinos. También con solistas como Rocío Robledo y con un proyeto de los músicos Nelson Sosa y Mar Pérez. “No aguanto que no se mueva nada”, reconoció el artista y, agregó que lo que falta es “un poco de visión o animarse”. Él actualmente se encuentra trabajando en el estudio de grabación de Jörn Wenger, miembro del dúo paraguayo Iodi. “Es genial que podamos encontrar, a través de la música, personas como él”, consideró.

El músico profundizó que más allá de la famosa frase “Do it yourself” (Hazlo tú mismo), lo que le pareció “inspirador” fue el dicho “Do it together” (Hagámoslo juntos). “Yo creo que ahora estamos en una época donde está bueno que redescubramos el sentido de comunidad que tenemos, porque o si no va a seguir siendo todo lo mismo, se va a estancar y no va haber un desarrollo natural significativo si no miramos a la comunidad”, subrayó.

“Creo que las cosas geniales pasan medio orgánicamente y forzando. Nacen de una necesidad. Yo estoy emocionado con empezar a grabar a bandas nuevas de acá, y también hay un montón de proyectos entre todas las bandas”, reconoció.

Por otro lado, lamentó la falta de un espacio exclusivamente para conciertos, que no sea un teatro o un bar. Destacó a La Chispa o Drácena como sitios “importantes” para el desarrollo cultural pero que “todavía no existe el lugar exclusivo donde pueda decirse EEEKS toca esta noche y es eso nomás. Acá los conciertos son o en los festivales, o en el Teatro Municipal, el BCP, o en bares. Necesitamos otro lugar de recitales”, reiteró.

Acerca de la escena jazz donde también se desenvuelve Aharon, mencionó que algo que hace demasiada falta es grabar, “y todas las personas están listas para grabar”. “Vos te vas a Drácena y todas las noches podés hacer un disco, y todo eso es gracias a la comunidad, a varias personas que hacen su parte”, concluyó.

victoria.martinez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD