“Es una tristeza que hayamos venido tan poco a Paraguay”

Antes del memorable show que ofreció Café Tacvba, los hermanos Joselo y Quique Rangel conversaron con ABC Color sobre el regreso a Paraguay luego de una década; su último disco “Jei Beibi” y el desafío de realizar su segundo MTV Unplugged.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PJV2S7IB7BG4HKH3OGZLJ45IIE.jpg

“Siempre nos ha gustado ir a donde la gente le gusta nuestra música. Yo creo que es el momento donde el ciclo se completa. Nosotros hacemos música, la grabamos, esa música llega por distintos medios al público y la tocada en vivo es para nosotros el cierre de ese ciclo, se podría decir como si fuera un diálogo”, expresó Joselo, lamentando no haber venido a Paraguay tantas veces en sus casi tres décadas de carrera.

Su hermano Quique también manifestó este mismo sentimiento al recordar que el vínculo que forjaron con el público local comenzó con la gira del disco “Re”. “Recuerdo que la gente la última vez cantaba todo. Yo estaba haciendo memoria antes de venir acá y justo cuando bajamos para hacer la prueba de sonido se acercó alguien con quien convivimos hace 25 años, nos mostró fotos de nosotros hace 25 años. Pues sí, aunque no tuvimos oportunidad de venir tantas veces como nos hubiera gustado, sabemos que nuestra música los ha acompañado y ha permitido que formemos parte de sus experiencias”, afirmó.

El bajista recordó que la última visita al país se había dado con la gira 20/20, que celebraba las dos décadas del grupo y afirmó que luego los ciclos entre sus discos comenzaron a extenderse, entre la promoción y las giras de los mismos. “No depende mucho de nosotros, estos ciclos tendrían que ser tal vez más cortos pero bueno, es la naturaleza de este grupo que afortunadamente ha crecido, afortunadamente el público ha ido creciendo. Con ‘Jei Beibi’, el año pasado, pudimos hacer algo como que nos debíamos y que era una gira por Europa. Estuvimos 17 días por allá y esperemos que se vuelva a repetir. Es de las pocas cosas que pudimos decidir”, acotó.

PUBLICIDAD

Con “Jei Beibi”, la banda mexicana se animó a adentrarse en el terreno de la producción independiente, luego de finalizar su contrato con la discográfica Universal. “Vimos que era un buen momento para tomar esta experiencia, queríamos vivirla. Creo que en estos momentos se puede hacer algo así, donde hay forma de grabar de manera independiente y de distribuir también, ahora la distribución es básicamente digital y tenemos las herramientas para poder hacerlo. Tenemos unos fans que, nosotros pensamos y que sí corroboramos, que van y buscan la música”, comentó Joselo.

El guitarrista añadió que lo importante de esto también es que la banda pueda ser dueña de su propio máster. “El estar dentro de una disquera no te permite que tu música sea tuya. Eso creo que es lo que todo grupo o todo artista debería tener”, dijo.

También subrayó la importancia que tiene para la banda el productor argentino Gustavo Santaolalla, con quien vienen trabajando desde el primer disco y estuvo nuevamente presente en este último trabajo. “Es la persona que es como si fuera del grupo, pero tiene una visión externa. Es como un quinto miembro, así a veces le llaman. Lo interesante de un productor que te conoce tan bien, que hasta puede ser casi, casi parte del grupo, pero no lo es. Tiene esa visión externa que siempre necesitamos nosotros”, agregó.

En los próximos meses, la banda grabará su segundo MTV Unplugged y el desafío, según afirmó Quique, es que sea mejor que el anterior. “El anterior fue en el 95 y teníamos solamente dos discos: Café Tacuba y Re, de donde seleccionar material. En este caso, ya son 25 años de carrera de donde tenemos que sacar o seleccionar ese material. Ha evolucionado también el formato de MTV. En aquel entonces, en realidad no había gran producción, apenas se estaba descubriendo que el Unplugged podría ser algo más que solamente un programa de televisión y se podía convertir en una propuesta artística pesada, que podía marcar o cambiar la carrera de los artistas. Hoy eso ya se da por sentado”, refirió.

También indicó que para la banda es un reto artístico, pues no se trata de hacer un disco de éxitos, sino de darle a las canciones otras lecturas, reduciendo las composiciones a los mínimos elementos que cada uno trajo a la banda y los transformó en música de Café Tacvba. “El reto es hacer que ese espectro tan amplio tenga una narrativa coherente y que nos represente como grupo de 30 años que somos”, finalizó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD