Un fantasma muy arriesgado se despide esta noche

Hoy se despide el musical “El fantasma de la ópera”, en una versión libre ideada por Natti Fúster Cascio, en el Teatro Municipal, con funciones a las 16:00 y 20:00. Claramente realizar esta obra es todo un reto en todo sentido: musical, vocal, actoral, escenográfico y en cuanto a vestuario. Celebro la intención de esta apuesta que pudo haber cuidado mejor algunos detalles.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EJRMRRWI5BF6ZACPZLNFHFOWCQ.jpg

Esta versión llevada a escena por un numeroso elenco, bajo la guía general de Fúster Cascio, fue una versión bastante libre y más bien contemporánea, pues solamente se basa en el musical creado por Andrew Lloyd Webber (basado a su vez en la novela escrita por Gastón Leroux), pero no busca ser fiel en todos los aspectos.

En la función del viernes, Victoria Ávila logró una muy buena Christine. La artista es dueña de una voz privilegiada, y supo sumar a eso la mezcla de ingenuidad y tribulación que envuelven a este personaje atormentado por el fantasma. Misael Centurión encaró con mucho compromiso su rol protagónico, creando un Erik convincente dentro de un aire espectral. También se destacaron Fernanda Melgarejo como Carlotta, Rodrigo Alcaraz como Raoul, y Gloria Morel como Madame Giry. Algo que les jugó en contra, ya sea a la hora de cantar o hablar, fue que muchas veces no se les escuchaba pues la orquesta les sobrepasaba en sonido. Eso se aplicó también a otros personajes.

En cuanto al ensamble este se mostró un poco desparejo en cuanto a interpretaciones, o a la hora de cantar y bailar, teniendo en cuenta que se necesita mucha pulcritud y coordinación cuando arriba del escenario se tiene a un gran número de personas.

PUBLICIDAD

Por el lado de la escenografía, obviamente si se va a montar con fidelidad al musical de Lloyd Webber eso demandaría una gran inversión económica. Esta propuesta presentó entonces una escenografía minimalista, que transmitió más bien practicidad antes que lograr generar los climas y las atmósferas de los distintos sitios en los que se desarrolla la obra.

Donde no se logró algo coherente fue en el vestuario. Dentro de esa libertad que uno se toma para crear nuevas versiones, deberían cuidarse igual ciertos detalles. En esta obra había mucha mezcla de estilos de ropa, algunas confecciones no tenían terminaciones muy estéticas y algunos accesorios parecían muy de cotillón.

Es muy loable que se quiera presentar algo con el afán de que Paraguay también tenga producciones de nivel, pero a veces hay que medir la ambición. Sin dudas siempre se pueden mejorar las cosas ya que, en nuestro país, talento y ganas sobran, pero aún queda mucho camino por recorrer. 

victoria.martinez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD