Alicio Solalinde desgrana sus vivencias en el fútbol

El momento de pausa e incertidumbre que se vive en torno al fútbol, como en casi todos los ámbitos, llama a la reflexión y al análisis. Conversamos con el técnico y exfutbolista Alicio Solalinde, cuya experiencia es reconocida por los años que lleva en el quehacer deportivo. Como todos, Solalinde se mostró preocupado por la situación de pandemia que se tiene y pasa los días de cuarentena en su residencia de Villeta.

En una reciente recordación de una de las Copas, Alicio Solalinde  junto a Luis Torres (centro) y Evaristo Isasi, en Para Uno.
En una reciente recordación de una de las Copas, Alicio Solalinde junto a Luis Torres (centro) y Evaristo Isasi, en Para Uno.

“Veo que esta situación que se está viviendo es preocupante en todo sentido. Nunca vivimos una experiencia tan mala como la que se presenta y pienso que va a llevar todavía algunos meses para que se empiece a superar la crisis de salud”, expresó Solalinde a nuestro medio.

El mismo siguió analizando el momento en cuanto al fútbol: “Los clubes se mantienen con el apoyo económico que reciben de la televisión porque otro ingreso no hay en estos momentos. Eso salva de alguna forma por ahora porque de lo contrario sería imposible aguantar. Es una pena esta situación en un año muy importante con distintas competencias, las eliminatorias que ya debían comenzar y va a costar bastante que los jugadores vuelvan a agarrar el ritmo cuando esto pase y se vuelva a las actividades normales”.

Solalinde, de 68 años de edad, también integró el plantel seleccionado juvenil paraguayo que en marzo del 71 ganó de forma invicta el campeonato sudamericano disputado en Asunción. Al respecto recordó: “Ese fue el primer campeonato que tuve en mi carrera y lo disfruté bastante. Era un plantel de jugadores jóvenes que llegaron a ser grandes figuras del fútbol paraguayo”.

Añadió: “Pienso que ese título juvenil sudamericano fue el comienzo para las otras conquistas que vinieron después, de las cuales también me tocó ser partícipe. Luego vino el título de campeón de América con Olimpia en el 79 y también ese año con la selección paraguaya. En total tuve tres títulos de campeón de América en mi carrera y ese es el gran orgullo que tengo de mis años como futbolista”.

PUBLICIDAD

Mencionando cuál fue el campeonato que más le emocionó, Alicio señaló: “El campeonato más impactante para mí fue el que logramos con Olimpia en la Copa Libertadores del 79. Por el rival, que era Boca Juniors, jugamos el partido final en su estadio colmado de público y fue muy emocionante vivir todo eso”.

Prosiguió diciendo: “Los argentinos nos subestimaron un poco y no creían que nosotros le podíamos quitar el bicampeonato de la Copa Libertadores que perseguían. Nosotros empezamos esa Copa de abajo, algo incrédulos a pesar de que nuestro técnico, Luis Cubilla, nos inculcó desde el primer día que teníamos que ser campeones. Cuando iban dándose los resultados empezamos a creer cada vez más en nuestra capacidad hasta lograr ese título que fue toda una hazaña para el fútbol paraguayo”.

Asimismo: “Ese campeonato fue el más emotivo, porque en el 71 con la selección juvenil éramos locales y estábamos entre los considerados favoritos. Y para el campeonato sudamericano con la selección de mayores ya llegamos agrandados por el título ganado con Olimpia. Le empatamos a Brasil en el Maracaná después de haberle ganado en Asunción y fuimos campeones en ese gran año para nuestro fútbol. Antes de eso nos costaba mucho ganarle a Brasil. En las eliminatorias del 77 le ganamos a Colombia y en Asunción perdimos con Brasil y nos eliminamos”.

En cuanto a esa mentalidad ganadora que se perdió, Solalinde refirió: “En esa camada de Chilavert, Gamarra, Ayala y otros en la selección había una buena mentalidad, pero no se lograban campeonatos salvo un vicecampeonato sudamericano cuando perdimos la final en casa con Uruguay”.

PUBLICIDAD

Haciendo un recuento de su carrera como entrenador, Alicio manifestó: “Yo me siento satisfecho con lo que realicé como entrenador. En el 2000 dirigí a Olimpia y ese año ganamos los dos campeonatos sin necesidad de jugar una final por el título absoluto como era el sistema entonces. También me tocó dirigir a la selección Sub 17 en el 91 y la de mayores en la Copa América de Ecuador en el 83”.

Además, recordó: “Fui asistente de Valdir Espinoza en la selección que jugó las eliminatorias para el Mundial de USA en el 93. Al salir Valdir, quedé yo. Nadie esperaba que Argentina pierda por goleada 4 a 0 con Colombia. Eso nos daba la posibilidad de clasificarnos si le ganábamos a Perú por cualquier diferencia pero empatamos 2 a 2 y nos eliminamos”.

Preguntado sobre su momento en lo personal, señaló: “En estos momentos me dedico a ver fútbol, que es mi pasión, y estoy siempre informado de todos los acontecimientos. No digo que me retiré de la actividad, pero en nuestro medio se piensa más en gente joven. No es como en otros países en donde la experiencia profesional es muy valorada”.

Calificando el nivel actual del fútbol paraguayo, indicó: “El nivel está bajo, esa es la realidad. Al salir a competir internacionalmente nos damos cuenta de eso porque hoy día cualquier equipo le complica a los nuestros. Antes los rivales fuertes para nosotros eran Argentina, Brasil y Uruguay. Después al resto le superábamos, pero ahora no marcamos la diferencia sobre otros países a los que siempre le habíamos ganado”.

En ese sentido, agregó: “Nos hemos quedado mientras que otros países evolucionaron en el fútbol. Creo que mucho de eso se debe a que se venden muy jóvenes a los jugadores y se traen extranjeros de más edad. No entiendo la política de Olimpia, por ejemplo, en ese aspecto. Se buscan jugadores afuera y de los que vienen muy pocos son buenos”.

De cómo se puede levantar de nuevo el nivel de nuestro fútbol, señaló: “Esto se va levantar contratando técnicos capacitados que trabajen en forma con las inferiores. Que los clubes vuelvan a surtirse de sus inferiores y darles privilegio a los jugadores de la cantera. Eso no se está haciendo y los mismos jugadores solo piensan en salir del país lo antes posible. Veo a muchos jóvenes que van al extranjero y no logran estabilizarse. Sería bueno que los clubes pongan atención a los entrenadores experimentados para formar jugadores”.

Recordando una anécdota, mencionó a quien fue su técnico en la selección juvenil del 71, Benjamín Laterza. “Una vez llegando a la cancha lo encontré al profesor Laterza. Ya tenía sus años pero no quería usar anteojos. Lo saludé y le dije que se pusiera anteojos para ver bien a los jugadores. Él me respondió que por su olor ya les conoce a los jugadores”.

Finalmente, acotó: “Laterza fue para mí un adelantado. En esa selección juvenil del 71 ya jugábamos con un sistema de 4-4-2. Antes de eso, en River ya jugaba con ese sistema en el 70. Recién cuando Brasil fue campeón del mundo con ese sistema, se empezó a utilizar en la mayoría de los equipos”.

spena@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD