Árbitra con sueños de Primera

Llegar a la Primera División no es un sueño solo de los futbolistas y jugadoras que comienzan a transitar el camino del fútbol. En un escenario, quizás, un poco más invisible, pero igual de complicado está el arbitraje. Helena Nathalia Cantero, árbitra con insignia FIFA, trabaja por ese anhelo en un ambiente en el que las mujeres van ganando terreno, aunque no de la manera esperada.

Helena Nathalia Cantero Villasboa, en uno de los partidos del campeonato de fútbol femenino.
Helena Nathalia Cantero Villasboa, en uno de los partidos del campeonato de fútbol femenino.

Con el campeonato Apertura suspendido hasta el 17 de julio debido a la pandemia del covid-19, jugadores y también árbitros continuaron trabajando de forma virtual para no perder la forma física. Es que el deseo por la vuelta del torneo no es exclusividad de los atletas, ni el de llegar a la máxima categoría. Si bien varias veces son señalados por alguna decisión, los jueces salen al campo de juego en busca de lograr metas y cumplir anhelos.

Es de familia. Helena Nathalia Cantero Villasboa (30 años) apunta a llegar a la Primera División y estar pitando juegos de mundiales femeninos. El arbitraje lo lleva en la sangre. Desde pequeña, influenciada por su padre Cristóbal Cantero, quien dirigió en partidos de la UFI (Unión del Fútbol del Interior), se fue enamorando de la profesión viéndolo realizar todo el protocolo previo a un encuentro. “Miraba los preparativos antes de que se vaya a sus partidos, fue así que nació el interés. También detrás de una tía, hermana de mi mamá, que fue parte de la UFI y también pasó por la APF (Asociación Paraguaya de Fútbol). Son las situaciones que me llevaron hacia el arbitraje”, comenta y agrega que sus hermanos Matías y Félix son árbitros.

Primeros pasos. Como en cada ámbito, es consciente de que debe “trabajar para llegar a ese objetivo. Debo prepararme física, teórica y técnicamente para poder llegar a la Primera División masculina. Tiene su proceso. Requiere un poco más de esfuerzo”. Egresó de la UFI el mismo año que de la secundaria (2007) y es árbitra APF desde el 2012.

Comenzó a dirigir en 2008 en encuentros de escuelas de fútbol. “Mi papá me acompañó en todo mi proceso de formación y ni qué decir mi familia. Así hice mis primeras armas para las categorías mayores del interior del país”, recuerda. Helena destaca que gracias a esto tuvo “la oportunidad de conocer casi todo el país. Quizás por mi cuenta no podría hacerlo”.

PUBLICIDAD

En los partidos de la UFI se desempeñó como árbitra asistente y desde el 2013, al actuar en encuentros del torneo femenino de la APF tomó el rol de jueza principal. “Quise conocer la otra faceta del arbitraje. Dirigí en la División Femenina Sub 18 y Primera, formativas de la categoría masculina. Una fuente de inspiración y motivación fue y será siempre mi familia, hoy día mi hijo (Cristóbal, de un año)”, resalta.

Ganando espacios como mujer. El fútbol femenino avanza en el país a un ritmo bastante lento. Hoy en día no existe fecha para el inicio del certamen como sí lo hay para el Apertura (17 de julio) y esta desigualdad también se traslada al arbitraje. Desde la disputa del campeonato paraguayo (1906), aún no se ha tenido a una mujer como jueza principal. Si bien fue por la Copa Paraguay, Zulma Quiñónez se convirtió en la primera árbitra central de un choque en 2018, últimamente integran el cuarteto para juegos de la Primera División.

Y es para ganar más protagonismo que Cantero se prepara. De su experiencia en las Formativas y de partidos de otras categorías, menciona que “dirigir a los varones es un poco difícil. Es una sensación diferente a cuando dirigimos a las chicas, que nos entendemos más. Con los varones es más diferente. Tenemos que ser más rudas con ellos por la condición misma”.

“Hoy ya no es sorpresa que les dirija una árbitra por el hecho de que somos muchas las mujeres que estamos incursionando en el arbitraje a nivel país. Más todavía ahora que tenemos a representantes en la Primera División. Tenemos compañeras en el VAR, como cuarto árbitro. Incluso una fue como cuarta árbitra para la Copa Sudamericana. Avanzamos un poco en cuanto a eso”, expresa.

PUBLICIDAD

Helena indica que nunca recibió un trato discriminatorio ni de sus colegas ni de jugadores o integrantes de cuerpo técnico. Sin embargo, del público sí: “Generalmente se da más por parte de las mujeres que de varones. Es increíble, pero es así”. Otro hecho favorable que destaca es la igualdad salarial. “Es el mismo honorario. Solo depende de la división o de la categoría y de la función que desempeñes”, detalla.

El arbitraje femenino va “por buen camino. Estamos en constantes capacitaciones a nivel local. Lamentablemente este tema de la pandemia frenó un poco el avance, pero creo que vamos muy bien, ganando nuestro espacio”.

El otro trabajo. Ante la no profesionalización del arbitraje, resulta complicado y hasta difícil vivir exclusivamente de lo que gana un réfere, razón por la cual la mayoría tiene otro trabajo. Helena Cantero se siente afortunada en la empresa en la que está ya que no todas acceden a ser flexibles.

“Trabajo como Ejecutiva de Cobranzas para una Cooperativa. De momento estamos en un parate por la pandemia. Tengo la fortuna de que mis jefes me dan la chance de poder llevar de la mano el arbitraje con el trabajo. Tengo permisos para los partidos que son durante la semana, o para charlas o capacitaciones. Comprenden mucho y eso no se da en muchos ámbitos”, subraya.

Sus referentes y un dulce recuerdo. En el referato nacional, Cantero admira a Olga Miranda, y ve con buen futuro a Zulma Quiñónez. De la primera dijo que “estuvo rankeada en 2017 entre las 10 mejores árbitras del mundo. Participó en los juegos Olímpicos de Río 2016, también en el Mundial Sub 17 de 2019”.

“Es una persona que inspira por su historia de vida, su perseverancia y con sus palabras me motivó bastante en varios momentos importantes, no solo de mi carrera arbitral sino personal”, valora.

Uno de los hechos que no olvida fue cuando su equipo arbitral se retiró del campo de fútbol ovacionado. “Una gratísima experiencia fue en mi primer partido en la Reserva de la División Intermedia en 2016. Un 15 de mayo lejos de casa, lejos del festejo de la familia. Fue un partido entre Deportivo Caaguazú y Resistencia”, cuenta. “Fue la primera vez que al terminar el partido, mi equipo de trabajo salió ovacionado del estadio. Aficionados de ambos equipos se levantaron y empezaron a aplaudir. Fue una sensación única. Es muy difícil salir así de un partido: ovacionados por aficionados de ambos equipos. Hizo que esa fecha fuera algo más que especial y terminé con los ojos llorosos y la piel de gallina”, recuerda sin poder evitar la emoción.

Desde 2017 es árbitra con insignia FIFA y su primera incursión en el referato internacional se produjo en los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017, certamen en que llegó a encargarse de la final en femenino. Al año siguiente pitó en el Sudamericano Femenino Sub 17, en Argentina, y en junio de 2018 asistió a un seminario para árbitras jóvenes realizado en Rusia, sede de la Copa del Mundo. Por su familia, por su hijo, por sus sueños, Helena Cantero va superando etapas para romper esquemas que le permitan alcanzar sus metas.

Se prepara para brillar ese día en el que la gente empiece a mirar con normalidad y objetividad su trabajo, y deje de llamar la atención “por ser mujer”. Ese día en el que lo único importante sean el talento y la pasión por el “deporte rey”.

@neryjavier8

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD