El único grito fue de Libertad

Libertad produjo el único grito de gol en el clásico blanco y negro. El “Gumarelo” frenó así la intención de Olimpia de tomar la punta y se sitúa al frente junto a Cerro Porteño y Capiatá. El tanto de la victoria “repollera” fue obra de Pedro “Ganso” Benítez, con golpe de cabeza a los 38 minutos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WI67QB4BRFBPZMMIFID4DQP6IE.jpg

Con un planteamiento ordenado e inteligente, Libertad consiguió doblegar a Olimpia y sumarse a los que se ubicaron al frente de la tabla, conformando un trío de punteros.

El partido no fue bueno. Olimpia estuvo lejos del nivel al cual últimamente acostumbró a su gente y todo eso favoreció al plan liberteño, que era conseguir el resultado, aún sin exhibir un fútbol explosivo de mediacancha hacia adelante.

La sangre joven gumarela pronto se hizo notar, con el trabajo atildado de Rodrigo Jacquet, tanto en el juego de conjunto como encargándose de las jugadas de pelota quieta.

PUBLICIDAD

Otro muy movedizo por entonces fue Nelson Romero, quien ganó siempre por el sector derecho. En Olimpia, el “Tanque” Ferreyra fue el más inquietante para la defensa liberteña, donde el “Ganso” Benítez y Gustavo Gómez tuvieron un trabajo impecable.

Sobre 38 minutos, Romero fue frenado con falta en la cabecera del área olimpista por la derecha. El tiro libre ensayado fue de Jacquet y en el primer palo, anticipándose a todos, el “Ganso” se zambulló y cabeceó en el área chica a una esquina para el único gol.

Sorpresivamente, para el segundo tiempo no volvió en Libertad Jacquet y Ferreyra tampoco lo hizo en Olimpia, que paradójicamente empezó a lanzar centros que la defensa de Libertad se cansó de rechazar, asegurando el triunfo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD