Fischer vs. Karpov 1975 (1)

Hay varios matches por el título mundial que nunca llegaron a realizarse, dejando a los aficionados con la duda sobre qué hubiera pasado, como la revancha entre Alekhine y Capablanca en la primera mitad del Siglo XX, y el segundo duelo entre Kasparov y Kramnik a principios de este siglo, aunque este fuera por el título no oficial.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6HWDQMJYYREEFGRHMBD475EKUY.jpg

Cargando...

Quizás la carencia más decepcionante sea que no se jugase el match por el título mundial entre Robert Fischer y Anatoly Karpov previsto para 1975, tras lo cual Fischer no volvió a jugar oficialmente. En esta nota nos centraremos en los preparativos de Karpov para ese frustrado duelo, ayudados de una entrevista publicada recientemente en www.chessbase.com donde Karpov comentó algunos detalles al respecto.

Igualmente, como adelanto, no puedo resistirme a contar algo sobre Fischer. Luego de consagrarse como campeón del mundo en Reikiavik 1972, Fischer quiso un tiempo dejar su dedicación exclusiva al ajedrez. En 1973 dijo: “Quiero conocer chicas”, y especificó alguna característica anatómica preferida.

En ese momento Fischer estaba muy vinculado a una secta llamada Worlwide Church of God (Iglesia Mundial de Dios), en ese año Fischer era admirado por todos, un héroe nacional, gracias a ello Fischer era invitado a fiestas muy exclusivas de la secta donde estaba rodeado por hermosas y brillantes mujeres que lo admiraban.

¿Era la concreción de sus deseos? No. Se pareció más a uno de esos chistes de genios que conceden deseos, pero lo recibido no es lo esperado. Una de las reglas de la secta era que no podía haber contacto físico, y de relaciones prematrimoniales… “ni hablar”.

Volvamos al ajedrez. Recordemos los antecedentes del match de 1975: tras vencer a Boris Spassky en el duelo por el título mundial en Reikiavik 1972, Fischer no parecía tener un rival de su fuerza y se auguraba un largo reinado para el norteamericano. Él mismo consideraba a Spassky como el rival más probable en 1975.

Spassky quiso demostrar que a pesar de caer ante Fischer todavía iba a luchar por el título y lo hizo con una gran demostración de fuerza. En 1973 ganó el Campeonato de la URSS más fuerte de la historia, por delante de Korchnoi, Petrosian, Polugaevsky, Karpov, Tal y otros grandes, con partidas espectaculares y un juego brillante.

No obstante, como lo comentó Korchnoi, este impresionante triunfo de Spassky casi le dejó sin fuerzas, y ya no volvió a desplegar una energía similar.

Spassky estaba clasificado para el siguiente ciclo. En el primer Match de Candidatos disputado en 1974, ganó con facilidad al norteamericano Robert Byrne. Su siguiente rival era el joven Karpov, que había derrotado a Polugaevsky también con claridad.

Spassky ganó la primera partida, pero Karpov logró la victoria en el match por 7 a 4, y dijo: “Creo que jugué mi mejor match contra Spassky. Gané convincentemente”.

Karpov venció en la Final de Candidatos a Viktor Korchnoi y se convirtió en desafiante de Fischer, aunque dio síntomas de flaqueza hacia el final del match, tras 18 de las 24 partidas ganaba 3 a 0 y 15 tablas, perdió en la 19ª y la 21ª.

Fue un anticipo de lo que sucedería en su triunfo en Baguio 1978, ante Korchnoi, cuando ganaba 5 a 2 y el match se puso 5 a 5, y de forma más dramática en el primer match con Kasparov en 1984, que de 5 a 0 se llegó a un 5 a 3 y el encuentro se canceló.

Karpov no sabía que el match no se iba a jugar, por lo que se preparó de la mejor manera posible, con Semyon Furman, que ya trabajaba con él desde 1969, y con Efim Geller, que lo había ayudado en el triunfo contra Korchnoi.

La influencia de Geller se vio en el letal repertorio de aperturas de Karpov de entonces, por ejemplo 5.Ae2 contra la Variante Najdorf de la Defensa Siciliana y la Variante Tarrasch contra la Defensa Francesa.

Se les unió Yuri Balashov, que conocía bien el juego de Fischer, había logrado su diploma del Instituto de Deportes basado en las partidas de Fischer.

Las autoridades de la URSS se ocuparon de la citada desventaja física de Karpov ante el portentoso estado físico que Fischer mostraba. Los informes médicos constataron que Karpov no estaba preparado para una lucha prolongada, pues en el match con Korchnoi “Karpov no mostró la suficiente entereza, debido a tener poco peso, su rutina inadecuada (de día y de noche) durante el duelo, y su fracaso en recuperarse a tiempo para la siguiente partida”, según un informe entonces secreto de Vladimir Alatortsev.

Por descontado que obtuvo toda la ayuda posible de las autoridades deportivas de la URSS, que anunciaron una “movilización general” para ayudarlo. Cuenta Korchnoi que en febrero y marzo de 1975 se requirió a los maestros más fuertes de la URSS que enviaran un informe sobre cómo evaluaban el estilo y los puntos fuertes y débiles de Fischer, algo que no sorprende, pues se hizo lo mismo para intentar ayudar a Spassky antes de Reikiavik. Se solicitó algo similar sobre el de Karpov.

Korchnoi no quiso hacerlo, Karpov negoció directamente con Korchnoi, pero “Karpov no fue capaz de obtener lo que quería de mí”, dijo Korchnoi.

La rutina diaria de trabajo de Karpov consistía en dos o dos horas y media tras el desayuno, luego una hora de tenis o piscina, almuerzo, una hora de descanso seguido de una partida de entrenamiento, luego dos o tres horas más de entrenamiento, seguido de media a una hora de deporte, cena y a veces más ajedrez.

Las reuniones duraban dos o tres semanas y tras cinco o seis días de descanso la reunión se repetía o Karpov participaba en un torneo.

Finalmente el match no se realizó, la FIDE no aceptó todas las exigencias de Fischer, y este renunció a defender su título, aunque siguió considerándose el campeón del mundo.

Los antecedentes de Fischer hacen dudar de que si la FIDE hubiera aceptado todo lo exigido él hubiera jugado, y también Karpov comentó en esa época que si se aceptaban todas las demandas de Fischer, él “no hubiera tenido derecho moral de jugar”.

Dejando de lado eso, ¿quién hubiera ganado en 1975? hay casi unanimidad, incluso en la URSS: el vencedor habría sido Fischer. Boris Spassky acotó que en 1975 hubiera ganado Fischer, pero en 1978 el ganador sería Karpov.

Solo Kasparov daba más chances a Karpov, pero se cree que es una opinión interesada, Kasparov disputa con Fischer el indemostrable título de “El mejor de la historia”.

No obstante, aunque no fuera oficial, todavía estaba la posibilidad de hacerlo fuera de la FIDE.

Filipinas ofrecía 5 millones de dólares de bolsa. Fischer y Karpov se encontraron varias veces, uno de los encuentros fue en 1976 en Tokio, Karpov dijo que coincidió con un hecho importante. Korchnoi, “en el otro lado del mundo se acercaba a una comisaría de policía en Ámsterdam para solicitar asilo político”.

Tras la última reunión en Washington en 1977, “Lo del duelo prácticamente estaba acordado. Fuimos al consulado de Filipinas. Campomanes localizó a una secretaria que apuntó todo lo que se había acordado. Pero al final el duelo fue cancelado a último momento”.

En la próxima nota sobre el tema hablaremos de cómo enfocó Fischer esos años.

Recordemos una victoria de Karpov ante Korchnoi, sus comentarios van entre comillas.

Anatoly Karpov (2.700) – Viktor Korchnoi (2.670) Defensa Siciliana [B78], Final de Candidatos Moscú (2), 1974 1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 g6 6.Ae3 Ag7 7.f3 Cc6 8.Dd2 0–0 9.Ac4 Ad7 10.h4 Tc8 11.Ab3 Ce5 12.0–0–0 Cc4 [Posteriormente las negras se defendían con ...h5, incluso antes, aunque aquí 12...h5 era todavía posible, veamos una muestra de la preparación de Karpov. 13.Ag5 Tc5 14.Rb1, idea de Geller, 14...b5 15.g4 hxg4 16.h5 Cxh5 17.Cd5! Te8 18.Txh5! gxh5 19.Dh2 Tc4 20.Axc4 bxc4 21.Dxh5 f6 22.f4! Cf7 23.Ah4! Db8 24.Th1 c3 25.b3 Db7 26.f5 Ce5 27.Ce6 1–0 Karpov - Sznapik, Dubái 1986.] 13.Axc4 Txc4 14.h5 Cxh5 15.g4 Cf6 [“Esta posición era de rabiosa actualidad en aquel entonces. Aquí las blancas tienen muchas posibilidades: 16.Tdg1, 16.Cd5, 16. Ah6 o 16.e5. Sin embargo, elegí la modesta retirada del caballo a e2 porque pensaba en una nueva idea que había preparado especialmente para este encuentro.”] 16.Cde2!? [“El quid de esta jugada está claro: reforzar el punto c3, puesto que el típico sacrificio de calidad ...Txc3 permite a menudo que las negras obtengan un fuerte contraataque. Sin embargo, desde e2 el caballo también puede trasladarse con facilidad para atacar directamente al rey enemigo.”] 16...Da5 [16...Te8 es otra posibilidad, para a 17.Ah6 jugar 17...Ah8] 17.Ah6 Axh6 [“Y aquí era posible 17...Ah8 al estilo del gran maestro Simagin, sacrificando la calidad, pero conservando el alfil de largo alcance, que es útil tanto en ataque como en defensa.”] 18.Dxh6 Tfc8 19.Td3! [“Esto se había preparado en casa: al sobreproteger el punto c3 las blancas liberan el caballo de e2 para que pueda atacar. Las alternativas conocidas, 19.Td5 y 19.g5, no daban mucho a las blancas, y sin duda Korchnoi se había preparado contra ellas, pero después de la modesta jugada de torre se puso a pensar durante un buen rato.”] 19...T4c5? [Aunque parezca asombroso, esta jugada pierde forzadamente. 19...Ae6 y 19...Dd8 son jugables.] 20.g5! [Primera parte de la combinación. “Si el caballo negro se va de f6, el blanco invade d5 de inmediato.”] 20...Txg5 21.Td5! [No 21.Cd5? Txd5! y las negras conservan su vital defensor, el caballo.] 21...Txd5 22.Cxd5 Te8 [Ya no sirve 22...Dd8 23.Cef4 e6 (23...Df8? 24.Cxf6+ y 25.Dxh7++.) 24.Cxg6! exd5 25.Cf4 Df8 26.Dxf6 y el rey negro está muy débil.] 23.Cef4 Ac6 [Evitando 24.Cxf6+ seguido de 25.Cd5 y mate. Contra 23...Ae6 Karpov había preparado 24.Cxe6 fxe6 25.Cxf6+ exf6 26.Dxh7+ Rf8 27.Dxb7 Dg5+ 28.Rb1 Te7 29.Db8+ Te8 30.Dxa7 (pero no 30.Th8+?? Rg7 amenazando 31...Dg1++.) 30...Te7 31.Db8+ Te8 32.Dxd6+ “¡Un “molino” inhabitual, que pocas veces ocurre!”.] 24.e5! [“Bloqueando la quinta fila. Hay un deslumbrante conjunto de posibilidades espectaculares, pero, de hecho, solamente esta ruptura en el centro es decisiva. Las blancas no ganan con la sencilla línea 24.Cxf6+ exf6 25.Ch5 Dg5+ ¡el quid! 26.Dxg5 fxg5 27.Cf6+ Rg7 28.Cxe8+ Axe8.”] 24...Axd5 [Después de 24...dxe5 25.Cxf6+ exf6 26.Ch5 el mate es inevitable.] 25.exf6 exf6 26.Dxh7+ [“¡Lo principal es saber controlarse! Todavía no era demasiado tarde para perder: luego de 26.Ch5 (a fin de responder a 26...gxh5 con 27.Tg1+ y 28.Dg7), habría seguido la aleccionadora 26...Te1+.”] 26...Rf8 27.Dh8+ Seguiría 27...., Re7 28.Cxd5+, Dxd5 29.Tel+. “Esta partida ganó el concurso para determinar la mejor partida del Informador [19]. ¡Obtuvo 89 puntos de un total de 90! Durante toda la historia de estos concursos, el jurado de grandes maestros nunca volvió a mostrar semejante unanimidad”. 1–0

PROBLEMA Nº 536

Solución del Problema Nº 535 Blancas: Rg1, Dc4, Tb1, Te1, a4, b4, e3, f7, g2, h2 (10) Negras: Rg7, Dd8, Td2, Ce4, a6, b7, c6, f5, g6, h7 (10) Juegan las Blancas Hoy 17 de marzo cumple 80 años uno de los mejores ajedrecistas del continente, el argentino Oscar Panno (Buenos Aires, 17 de marzo de 1935), a quien dedicamos la Nota 311 http://www.abc.com.py/edicion-impresa/deportes/oscar-roberto-panno–100867.html En la posición del problema las negras tienen una calidad de menos, pero una posición amenazante sobre el monarca blanco. 29.Tf1! [“Esta extraordinaria jugada es la clave de toda la defensa“, comentó Oscar Panno en la revista “Nuestro Tablero” de junio de 1955. Mejor que 29.Te2 Td5 seguido de 30...Rxf7, y las piezas negras dominan los puntos clave de la posición. El final tras 29...Dd3 30.Dxd3 Txd3 31.Tf1 Rxf7 32.g4 Re6 no preocupa a las negras.] 29...b5? [Tras esta entrega de peón las piezas blancas se activan con más fuerza que las negras. A 29...Dg5 seguía 30.Dxe4!; era más tenaz 29...Dh4!? si bien las blancas tienen ventaja luego de 30.Tf4 De7 31.b5 etc.] 30.Dxc6 Td7 [“Perdía también 30...Dd3 31.De8 Dxe3+ 32.Rh1 Cg3+ 33.hxg3 Dh6+ 34.Rg1 y la dama blanca evita el jaque perpetuo que se produciría con ...De3+.”] 31.f8=D+! Repitiendo la idea inicial, a 31...Rxf8 seguiría 32.Dxe4 “Una lucha muy complicada en la que la desbordante imaginación del campeón húngaro mereció mejor suerte” (Panno). 1–0 Panno, O - Szabo, L, Mar del Plata (11), 1955

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...