Cimiento de exestación está colapsado

LUQUE (Gladys Villalba, corresponsal). Los horcones gigantes de madera que sostienen el techo de la exestación ferroviaria tienen la base totalmente deteriorada. Justificando la ampliación de G. 298 millones para su refacción, el arquitecto encargado de la obra, José Calvo, explicó que la reparación del cimiento no contemplaba el llamado.

Hace meses se trabaja en la exestación ferroviaria, y pese a ello  el peligro de derrumbe persiste.
Hace meses se trabaja en la exestación ferroviaria, y pese a ello el peligro de derrumbe persiste.Archivo, ABC Color

La empresa adjudicada es Mes Trading & Service y tiene a su cargo las mejoras que culminarán en octubre.

La obra costará al Gobierno casi G. 2.000 millones, dinero que es administrado por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) que firmó un convenio con Ferrocarriles del Paraguay SA (Fepasa) en diciembre de 2018. La estación del tren, ubicada en el barrio Bella Vista, es la segunda más antigua del país.

Los trabajos de reparación comenzaron en febrero y hasta la fecha el edificio fue destechado, sus paredes apuntaladas y algunos lados fueron derrumbados por el gran deterioro que presentaban. También fue removido el revoque, lo que permitió descubrir “los retoques” que se hicieron anteriormente y que no quedaron registrados, tanto en la Municipalidad de Luque como en Fepasa.

PUBLICIDAD

Calvo explicó que a través de las radiografías y tomografías hechas a la estructura edilicia descubrieron que “los horcones y parte de la pared están en el aire. Flotan, ya no tienen cimentación porque estas cedieron debido a la humedad y otros motivos”. Agregó que si no lo corrigen, este desperfecto podría desplomar la estructura.

Además señaló, que existen varias ventanas y puertas del diseño original que fueron cerradas con ladrillos cocidos, incluso dividieron los salones antiguos. La altura de las paredes en general también fue adulterada y elevada.

Por otra parte, Calvo especificó que el llamado tampoco contempla el hermoseamiento de los alrededores y aseguró que se necesitará con urgencia la colocación de un sistema de desagüe para evitar que se vuelva a inundar y dañar.

“Haremos unos pilotes de cemento a mano. No podemos usar maquinarias debido al peligro de derrumbe que existe. Nosotros dejaremos como el diseño original. Se mantendrá la línea del tiempo”, dijo.

La estación fue construida hace 160 años y dejó de funcionar en 1999.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD