Afirman que acuerdo sobre Yacyretá es lo mejor que se pudo conseguir

El Acta de Entendimiento firmado por los presidentes del Paraguay y la Argentina para el ordenamiento económico y financiero de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) no es tan malo ni tan bueno, sino lo mejor que se pudo conseguir, sostiene el director de la EBY, Ing. Ángel María Recalde. En esta primera parte de la entrevista admite que la empresa está en quiebra y reitera que lo acordado le dará previsibilidad para honrar todos sus compromisos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/D4UEMIWIXZCBJLIBV6H4RJOYFY.jpg

–¿Cuál es el balance de su gestión al frente de la EBY en este año?

–El año 2017 ha sido, en general, intenso y muy productivo para la EBY. Nuestra gestión ha estado orientada a tres segmentos muy importantes: la rehabilitación de la central, a los efectos de poder poner a punto no solo las turbinas sino también los generadores, e iniciar el proceso de actualización tecnológica de toda la instalación; la atención social, especialmente a aquellos a quienes hemos relocalizado y el cuidado del medio ambiente. Por otro lado, uno de los factores primordiales para el futuro de la entidad es la previsibilidad de su situación económica y financiera, que ha encontrado una solución anhelada hace tiempo. La misma fue plasmada en el Acta de Entendimiento firmado por los presidentes Horacio Cartes y Mauricio Macri el 4 de mayo de 2017. La conclusión de los trabajos de elaboración de la frondosa documentación técnica requerida para el llamado a licitación pública internacional para la maquinización del vertedero del brazo Aña Cua y el llamado a licitación a partir del mes de setiembre han marcado un hito en nuestra gestión.

–¿Cómo cierran los números en cuanto a producción de energía?

–Este año se cerrará con una producción en torno a 20.800 gigawatts/hora (1 GWh = 1.000 MWh), que es superior a la producción media anual esperada de 20.000 GWh.

–¿Cuál es la situación financiera y económica actual de la empresa?

–Hemos repetido innumerables veces que la Entidad Binacional Yacyretá es una empresa en quiebra. Cuando el pasivo de largo plazo supera ampliamente al activo, la situación no tiene otro nombre. Además, si con el ingreso por venta de energía (único ingreso genuino) no pueden siquiera pagarse los intereses generados por la deuda, este hecho se confirma. Por otro lado se tienen otros compromisos de pago, como ser por territorio inundado (a los Estados) y por resarcimiento de los gastos propios y utilidad sobre el capital (estos a la ANDE y EBISA), que no están siendo honrados. El Acta de Entendimiento da solución a esta situación, ya que al existir una quita total de los intereses por parte del Gobierno argentino, la deuda total se vuelve pagable con tarifas. Las tarifas para un ejercicio van a surgir luego de determinar el monto de todos los compromisos financieros (servicio de la deuda, regalías en general, gastos de explotación e inversiones para nueva fuente de generación) y dividiendo este monto por la cantidad de energía generable en ese mismo ejercicio (en US$/MWh). Con esto se asegura de que nunca más la deuda va a crecer y se garantiza el pago puntual de las obligaciones para con los Estados. Del análisis de nuestra situación financiera en el corto plazo, donde la falta de pago de los compromisos por un lado y el mayor cumplimiento de pago por parte del mercado eléctrico argentino por el otro, nos pone en un escenario donde se dispone de una importante liquidez para cubrir nuestros gastos operativos y el cumplimiento regular con los contratistas de obras y servicios requeridos por la EBY.

–Cuando asumió había manifestado que realizaría una reducción del plantel de personal, ¿pudo llevar adelante este objetivo?

–A fines del mes de enero de 2016, al asumir el cargo, la entidad contaba con un plantel de 1.856 funcionarios. A fines del mes de diciembre de 2017 se cuenta con 1.750. Por lo tanto se produjo una disminución efectiva de 106 funcionarios. En el Presupuesto 2018 se prevé la incorporación de un monto destinado al programa de Retiro Incentivado que acelerará el proceso de reducción de personal.

–¿Cuánto es el presupuesto de la EBY para el próximo año?

–El presupuesto para el 2018 aún no está cerrado, habida cuenta de que falta su aprobación por el Comité Ejecutivo para elevarlo a consideración del Consejo de Administración. Para completar el Comité Ejecutivo y sesionar válidamente falta la designación del nuevo director argentino, ya que el anterior (Humberto Schiavoni) presentó renuncia para asumir como senador.

–¿Cómo piensan implementar lo acordado en el Acta de Entendimiento, considerando las opiniones contrarias al mismo?

–También hay muchas opiniones a favor. Pero su aplicación no deviene de las opiniones, sino de que sea aprobada la Nota Reversal que contiene lo acordado en el Acta, por parte de los Parlamentos de Paraguay y de la Argentina. El Acta de Entendimiento, que como se dijo tiene sus críticos y sus defensores, debe considerarse como el inicio de la normalización económica financiera de la entidad. Probablemente ninguno de los dos sectores tenga toda la razón de su lado, o sea, no es tan mala como dicen unos ni tan buena como podemos pensar los que estuvimos directamente ligados a las negociaciones.

–¿Le preocupa la suerte que puedan correr las Notas Reversales tanto la referente a la cogestión (Anexo A) como al Anexo C?

–La preocupación que debe tener todo paraguayo es que los dos temas sean tratados con objetividad por quienes nos representan en el Parlamento. Si dentro de ese análisis objetivo se encuentra que deben ser rechazados o aprobados, se estará demostrando la madurez de nuestra clase política. Pero si el rechazo, fundamentalmente de lo relacionado con el Anexo C, es a consecuencia de intereses personales de aquellos que buscan la solución a la problemática de la entidad a través de la “Ingeniería Financiera”, sería nefasto. Sin embargo, hay algo que sí es estrictamente cierto, la implementación de la Nota Reversal que refleja lo acordado en el Acta va a poner en una situación muchísimo mejor a la entidad. De todas las críticas en contra, no existe una sola que haya dado una alternativa mejor. Su rechazo evidentemente nos dejará en la situación actual, sin pagar las deudas a los acreedores, ni a los Estados, ni a las empresas que representan a los dos países.

Una pregunta: ¿por qué no puede considerarse lo obtenido como un primer paso y desde este nuevo escenario negociar un poco más adelante mejores condiciones? De rechazarse la Nota Reversal el próximo Gobierno, sea del color que fuere, tendrá la obligación de plantear inmediatamente nuevas negociaciones, pero no debemos olvidar que en ese momento estarán los mismos actores negociando en representación de la contraparte. ¿Se podrá conseguir algo mejor?

–¿Qué opina de las conclusiones realizadas por especialistas y docentes de las universidades Católica y Nacional respecto al acuerdo con Argentina?

–Considero que la intención de la UC fue buena, pero lastimosamente se tuvo en el documento un análisis sesgado. En el mismo se habla de la invitación a técnicos nacionales del área energética para que contribuyan con su participación a un análisis racional del Acta de Entendimiento. Sin embargo, los técnicos invitados, todos ellos, son conocidos críticos a absolutamente todo lo que haga el Gobierno en materia energética. Lo haga bien o lo haga mal, no importa. A pesar de que en el país existen decenas de técnicos igual o mucho más capacitados para opinar, no se previó la participación de los mismos ya que podían opinar en forma diferente. A partir de ahí el objetivo que pudo ser loable, se volvió torcido. Lastimosamente en esta nota no podemos realizar un análisis exhaustivo del documento, pero no puedo dejar de mencionar la incoherencia en que han caído algunos de los firmantes. Por ejemplo, se habla que “de haberse aplicado el numeral III del Anexo C, la tarifa hubiese sido suficiente para cubrir todos los componentes del costo del servicio de electricidad”. Esa es una acertada aseveración; lo que parece olvidaron es que ese concepto no fue aplicado por la aparición de la Nota Reversal de 1992, donde uno de los firmantes fue componente de la Comisión Negociadora y uno de los principales protagonistas.

ccantero@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.