La línea 29 quebró por culpa de las obras del metrobús, según técnico

Andrés Mallada, exfuncionario de la desaparecida Setama, y conocedor del sistema de transporte público de pasajeros, sostiene que la Línea 29 quebró por culpa de las obras del metrobús. Al desviar del corredor Mcal. Estigarribia-Eusebio Ayala perdió a usuarios y ya no pudo sostenerse.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/E4GVQKW6E5CAJODURVG32YSAVE.jpg

Otro daño colateral de las obras del metrobús durante casi tres años, además del cierre de 200 negocios y la pérdida de empleo de 1.500 personas aproximadamente, habría sido el quiebre de la empresa de transporte Panchito López, Línea 29, que cubría el corredor Eusebio Ayala-Mcal Estigarribia, desde J. Augusto Saldívar, pasando por Capiatá, San Lorenzo hasta Asunción.

La empresa se vendió a la argentina Ersa (Empresa Romeo SA) hace cuatro años, pero no pudo continuar sosteniendo los costos por lo que el 26 de diciembre de 2018 transfirió el paquete accionario a Cotrisa (de Ignacio Cárdenas) y Lince (de Esteban Dávalos).

“Los argentinos no pudieron pagar los préstamos que hicieron para adquirir los 0 km, por culpa del metrobús. Perdieron a sus usuarios que preferían ir por la avenida Mariscal López porque por Eusebio Ayala tardaban más de una hora para llegar. Las líneas 59 y la 12, que van por Mariscal López, le quitaron todos sus usuarios”, expresó Mallada.

PUBLICIDAD

El quiebre de la línea 29 se suma al tendal de daños económicos que causó en casi tres años el criticado proyecto metrobús, que a tambor batiente llevó adelante el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) desde 2016, mediante la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), bajo la administración del exministro Ramón Jiménez Gaona.

Los nuevos dueños de la Línea 29 se habían comprometido a abonar el aguinaldo a 120 empleados, pero solo pagaron a unos 40, según trascendió. En protesta, los sindicalistas cerraron los portones para evitar que los buses salieran a la calle.

De acuerdo con los datos, ayer los choferes tuvieron una reunión tripartita en el Ministerio de Trabajo con los nuevos dueños, para tratar de solucionar el problema generado.

La venta de la Línea 29 no se comunicó al Viceministerio de Transporte, como lo establece el artículo 6º de la Resolución 459/14 MOPC.

Una fuente del sector aseguró, por otro lado, que los argentinos abandonaron el negocio porque no era rentable y, además, ya no era atractivo porque se había cancelado la obra del corredor para el metrobús, cuya explotación ansiaban.

Pobladores del B° Anahí piden socorro

Los usuarios de la Línea 29 del barrio Anahí de Capiatá, que se quedaron sin el servicio de la citada empresa, están pidiendo “a gritos” al Gobierno que solucione el problema.

Desde inicios de este año la empresa dejó de ingresar al barrio y los usuarios que trabajan en el centro de Asunción están tomando varias líneas para poder llegar. “Muchos de nosotros estamos pagando tres pasajes para llegar al trabajo. Estamos desesperados. Le pedimos al Gobierno que por lo menos disponga que otra empresa cubra hasta tanto se solucione el problema entre los empresarios y los trabajadores”, expresó Christian Bordón, poblador del barrio Anahí. Espera que el Viceministerio de Transporte tome cartas en el asunto para evitar el aislamiento de la comunidad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD