Senavitat busca frenar remate de 40 viviendas

Ante un caso de estafa en el que 40 familias de Capiatá fueron víctimas, cuyas casas están a punto de ser rematadas por un banco de plaza, la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) informó ayer que se está tratando de evitar ese desenlace y que aún quedan algunas alternativas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/H2CVM5RY6ZFLLHZZFHWJGVPW7U.jpg

Las familias de referencia fueron beneficiadas con un proyecto de viviendas en el barrio “La Esperanza”, de Capiatá, impulsado por la cooperativa “Ñapu’ã haguã”, que hoy está en proceso de liquidación. Según los datos brindados por una de las voceras, Marcelina Franco, para la construcción, la cooperativa accedió a un crédito hipotecario de G. 2.979 millones de Senavitat. Dicha cooperativa (que luego fue intervenida por Incoop) les cobraba a las familias las cuotas, pero no pagaban el compromiso con la Secretaría.

Desde Senavitat, confirmaron a ABC que sólo recibieron el pago por dos cuotas de las viviendas pero aclararon que no fue esta institución la que está impulsando el remate, sino que es uno de los acreedores de la cooperativa. Resulta que el directorio de “Ñapu’ã haguã” sacó un crédito de G. 700 millones del Banco Visión –que nada tuvo que ver con las viviendas– y nunca lo abonó. Por ese motivo, el banco impulsó el remate del único bien que encontró a nombre de la cooperativa para poder cobrar su dinero. Varias alternativas

La ministra de Senavitat, Soledad Núñez, explicó ayer que no todo está perdido para estas personas, pues se están barajando alternativas.

Una opción es que la cartera entre a pujar en el remate ya que, según los antecedentes, se ha adjudicado los bienes en el 99% de los procesos en los cuales ha participado. Según dijo Núñez, la idea es que retorne al Estado ese patrimonio, para volver a entregar las casas a las familias y que estas continúen pagando directamente a Senavitat las cuotas.

PUBLICIDAD

Si se llegara a darse la posibilidad del 1%, que es que la secretaría pierda el remate, igualmente el Estado recupera su dinero, porque ese tercero adjudicado con el remate deberá pagar primero a la Secretaría antes que al banco, pues la hipoteca prima sobre la deuda con Visión. En ese caso, las familias podrían ser acogidas o reubicadas, a partir de otro programa de viviendas.

También está la propuesta del banco mencionado, de realizar una quita a la deuda y refinanciarla a las familias, de tal forma que sean estas las que paguen el compromiso de la cooperativa y que el remate, fijado en principio para el 22 del mes en curso, sea levantado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD