Sugieren dinamizar economía modificando la ley de tarjetas

La Asociación de Bancos urge a la Corte Suprema de Justicia que resuelva la inconstitucionalidad planteada contra la ley de tarjetas. Sostiene que viola la libertad de precios en el mercado y, además, afecta al consumo.

Juan Carlos Martin, directivo de la Asociación de Bancos (Asoban), sostuvo que esta ley viola el derecho de libertad de precios en el mercado, garantizado por la Constitucional Nacional.

“La ley vigente puso un tope al precio, cuando ya existía un mecanismo de control de las tasas, que es la ley de usura. Claramente establece el mecanismo de cuál es el tope máximo, a la situación del precio”, señaló. 

Según los datos, desde su vigencia, en septiembre de 2015, la tasa promedio del 45% se redujo al 17% ese mismo año. La medida hizo que los bancos optaran por cortar ofertas y descuentos, dar de baja a cuentas de clientes de menores ingresos, que fueron los más golpeados, ya que pasaron a operar en el sector informal donde las tasas son aún mayores. “Ahora se observa la proliferación de casas de crédito, un negocio que opera prácticamente sin control y tiene un crecimiento importantísimo”, resaltó al momento de acotar que este sistema no está regulado por el Banco Central.

PUBLICIDAD

Informe “no refleja la realidad” 

El informe comparativo de cartera de tarjetas de crédito del BCP del primer trimestre de este año señala que hubo un crecimiento de las transacciones concretadas con los plásticos (ver infografía). Al respecto, Martín opinó que son números muy bajos. “Los índices de crecimiento están comparando con números muy bajos. La desaceleración grande de las tarjetas de crédito vino con la ley. Números deprimidos de hace uno o dos años comparando con lo que hoy es: Está creciendo lentamente pero no al ritmo que venían creciendo antes de cambiarse la ley”, expresó. 

Indicó que sería mayor el crecimiento en caso de modificarse la ley. Considerando la desaceleración económica actual, sería una herramienta para dinamizar. “Porque el servicio más caro es el que no se da. El combustible es caro, pero si no lo tengo, es peor”, reflexionó. 

PUBLICIDAD

El directivo de Asoban reconoció que existían entidades que posiblemente cobraban altas tasas de interés. “La mayoría lo que hacía era cobrar diferentes tasas de interés, según el segmento del mercado y de acuerdo a los riesgos que representaba. Cuando es de ingresos bajos, las probabilidades de impago son altas y se debe cubrir esos riesgos”, explicó.

La tasa límite para financiación vía tarjetas de crédito en nuestro sistema es hoy del 15,68%, una de las más bajas en la región. Su implementación tuvo por objetivo fomentar el consumo, aunque expertos consideran que solo benefició a la gente con mayor poder adquisitivo. 

En marzo pasado, en una reunión de senadores y el Equipo Económico, el ministro de Hacienda, Benigno López sugirió modificar la ley que impone un tope a la tasa de interés de tarjetas de crédito, teniendo en cuenta que así como está, es un importante inhibidor del consumo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD