Técnico sugiere reformar sector eléctrico nacional

La crisis eléctrica actual tiene su origen en la politiquería, que contamina cualquier actividad en la que influya el Estado, sostiene el Ing. Ernesto Samaniego, técnico del sector eléctrico, para quien es necesario no solo un nuevo marco jurídico, sino además una adecuada orientación a la actividad.

Cargando...

Cualquier institución estatal, llámese Fiscalía, Contraloría, Justicia Electoral, o ente regulador, como Conatel, Erssan, o empresa como ANDE, Petropar, INC o Copaco no están libres de la politiquería debido a presiones que ejercen los poderes fácticos, cuyos resultados son las desviaciones y distorsiones de sus verdaderos fines, sostiene Samaniego.

Agrega que, debido a esa politiquería, en el sector eléctrico hay un marco jurídico obsoleto y desordenado, que impide que las instituciones sean eficientes o eficaces.

“A mediados del siglo pasado, la estructura del sector eléctrico se caracterizaba por empresas verticalmente integradas -generación, transmisión, distribución- generalmente de propiedad del Estado. Actualmente la actividad del sector es en el ámbito privado, aunque puede ser llevada a cabo por empresas estatales, habiendo una clara separación, aunque sea contable, entre la generación, la transmisión y la distribución, y apareciendo un nuevo actor: el comercializador”, explicó Samaniego. En el presente, en el Paraguay existe un desorden, puesto que cada institución del sector, sea ANDE, Yacyretá o Itaipú, se administra como feudos totalmente independientes, con muy poca relación entre sí y respondiendo a intereses de grupos sectoriales, antes que los nacionales. “Claro ejemplo se tiene con la necedad de la propuesta de la cogestión y de la clarificación de las cuentas en las negociaciones que se están llevando a cabo en Yacyretá”, dijo el especialista.

En el caso de la ANDE, esta cumple un doble rol, es juez y parte, ya que es regulador y comercializador de la electricidad, con lo cual se obstaculiza o se pierde objetividad ante cualquier reclamo que se quiera hacer al respecto del suministro eléctrico, añadió.

“Es indudable que hace falta una reforma del sector energético, que dé una adecuada orientación a la actividad, no solo con un nuevo marco jurídico y creando nuevas instituciones como el Ministerio de Energía o un Ente Regulador, como un mero gatopardismo, cambiar para que todo siga igual; sino que también se proporcione un cierto blindaje ante la contaminación política, que es la madre de todos los males y perjuicios. Para ello solo falta decisión política”, concluyó el especialista.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...