Incendio ahora arrasa con el cerro Chovoreca y propiedades privadas

Focos del incendio que arrasaron el área protegida Los Tres Gigantes de Bahía Negra, y que se pensó habían sido apagados, pasaron a la reserva científica cerro Chovoreca, frontera con Bolivia. También afectan propiedades privadas de ganaderos, según dijo Egon Neufeld, productor de la zona.

Un sobrevuelo permitió localizar los focos del incendio que ayer devoró la masa vegetal del cerro Chovoreca y alrededores.
Un sobrevuelo permitió localizar los focos del incendio que ayer devoró la masa vegetal del cerro Chovoreca y alrededores.

BAHÍA NEGRA, Dpto. de Alto Paraguay (Carlos Almirón, corresponsal). El fuego comenzó en la mañana del lunes y hasta ayer destruyó unas 20.000 hectáreas de vegetación de la reserva científica del cerro Chovoreca y propiedades privadas en la frontera de nuestro país con Bolivia. Las áreas afectadas forman parte del Pantanal paraguayo.

Según la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) numerosos focos de incendio se producen en la zona norte del Alto Paraguay y causan grave daño ecológico.

El lunes último, mediante un trabajo coordinado por varias instituciones y voluntarios de la zona de Bahía Negra se pudo controlar el fuego que afectó durante días a la reserva biológica Los Tres Gigantes de 15.000 hectáreas del Pantanal paraguayo y administrada por la ONG Guyra Paraguay. Según reporte de la SEN, 22.000 hectáreas de vegetación fueron devastadas en la reserva y sus alrededores.

PUBLICIDAD

Cientos de animales silvestres, entre roedores, serpientes y tortugas perecieron al no tener agilidad suficiente para huir del fuego.

Egon Neufeld, productor de la zona donde se registran focos de incendio, dijo que el fuego se localizó en la parte sur del cerro Chovoreca. Resaltó que gracias al esfuerzo de unos 35 voluntarios, entre los que se encuentran personal de estancias, maquinistas, bomberos y el apoyo de maquinaria pesada se pudo evitar que el efecto sea mayor.

Los focos fueron localizados mediante sobrevuelo. En pocas horas devoraron aproximadamente 20.000 hectáreas, confirmó Neufeld.

Al esfuerzo de estos hombres se sumó el cambio de viento del sector sur, que facilitó las tareas para tratar de evitar que se siguiera propagando el fuego. Hasta la tarde aún quedaban algunos focos, pero al no quedar prácticamente vegetación el riesgo de que continúe era menor y tenían la esperanza de que se extinguieran solos.

Los trabajadores hicieron picadas para frenar el avance fuego.

Terrible daño a la fauna y flora

En seis días, el fuego destruyó unas 42.000 hectáreas (fauna y flora) del Pantanal paraguayo. En la zona habitan yaguaretés, pumas, leones, venados, ciervos, cerdos salvajes, osos hormigueros, zorros, cuatís, armadillos, avestruces, serpientes, roedores, aves, yacarés, entre otros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD