Aspecto de la basílica de Caacupé se renueva para la festividad mariana

La Basílica de Caacupé presenta una renovada imagen para recibir a los miles de peregrinos. Las festividades marianas comienzan el 28 de noviembre con el inicio del novenario y culmina con el octavario el 15 de diciembre.

La pintura exterior está culminada con un cambio en los colores, que ahora son blanco con terminaciones en azul, al igual que los colores del vestuario de la Virgen de Caacupé.
La pintura exterior está culminada con un cambio en los colores, que ahora son blanco con terminaciones en azul, al igual que los colores del vestuario de la Virgen de Caacupé.

CAACUPÉ, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). Accesos inclusivos, tales como rampas en varios sectores para personas con algunas discapacidad, son algunas de las obras realizadas en la Basílica. También se colocó una rampa de hierro para personas que se manejan en sillas de ruedas para un acceso más directo al interior del templo.

Asimismo, se eliminaron las áreas destinadas a velas, pues esos sitios prácticamente no eran utilizados y solo se constituían en lugares donde se acumulaban basuras.

El rector del Santuario, presbítero José Benítez, que asumió el cargo en febrero pasado, señaló que cuando llegó a Caacupé, mandó colocar buzones de sugerencias. Dijo que uno de los mayores reclamos era precisamente la falta de accesos inclusivos que impedían y obstaculizaban enormemente a las personas con discapacidad poder llegar y orar en el sitio. Así que fue la primera tarea que emprendieron con el equipo económico, acotó.

PUBLICIDAD

Indicó que ahora se cuenta con dos rampas, ubicadas una en la explanada de la capilla San Roque González de Santa Cruz, que conecta con la explanada de la Basílica, y otra ubicada en la explanada principal, lado derecho, para el ingreso al interior, donde está el altar mayor.

Comentó que también se renovó el área del confesionario con mobiliarios nuevos. Ahora un grupo de obreros trabaja en la pintura de la planta baja. Señaló que la pintura exterior está culminada con un cambio en los colores, que ahora son blanco con terminaciones en azul, similares a los colores del vestuario de la Virgen de Caacupé.

La inversión, hasta el momento, supera los G. 300 millones, de los cuales el cincuenta por ciento fue donado por promeseros de diferentes puntos del país, expresó el presbítero Benítez.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD