Empresas negocian “exclusividad” de disposición a espaldas del Estado

El Farol SA, cuya principal accionista es Adelaida Cañete, y la empresa Empo Ltda. & Asociados, representada por Enrique Ortuoste, firmaron el 21 de enero de 2013 un contrato privado en el cual se reparten el negocio de la disposición final de basura. El acuerdo de “exclusividad” entre las dos firmas sobre un servicio de carácter público se hizo a espaldas del Estado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/J7YON2BPRJACXPCRPAV5UKUTT4.jpg

El Farol SA tiene como principales accionistas a Adelaida Cañete y su hijo Hans Staseek. Comenzó a operar a finales de la década del 90 con el servicio de recolección de basura en Fernando de la Mora cuando era intendente Federico Franco (PLRA). Con el transcurrir de los años y mediante el “apoyo político” de diputados, concejales e intendentes de los departamentos Central y Presidente Hayes consiguió ampliar su cobertura a doce de los 19 distritos de Central y a otras ciudades de nuestro país.

En el directorio de esta empresa están el exparlasuriano, exdiputado y actual miembro del directorio de PLRA Juan Alberto Antonio Denis Pintos (director titular) y su esposa Cristiane Oliveira Ovelar (síndico suplente).

Desde el 14 de enero de 2009 mediante un contrato con el Ministerio de Defensa Nacional (MDN) El Farol SA arrienda por el irrisorio monto de G. 100 millones 500 hectáreas de la Finca 916, ubicada en Villa Hayes. El predio lo explota para la disposición final de la basura.

PUBLICIDAD

Por su parte, Empo Ltda. & Asociados, representada por Enrique Ortuoste, consiguió firmar un contrato el 19 de agosto de 2005 con la Municipalidad de Asunción para operar por 30 años la colapsada Cateura.

La empresa debía cerrar Cateura y habilitar un depósito de residuos a otro sitio, en un radio menor a 30 kilómetros de Asunción.

El plan de abrir otro vertedero empezó en 2010, luego de la compra unas 200 hectáreas, a unos dos kilómetros del inmueble del MDN que explota El Farol.

La “guerra” declarada entre ambas empresas hizo que la “mudanza” de Cateura no pudiera concretarse. Desde 2009 ambas empresas están enfrentadas en el ámbito judicial con demandas mutuas con el objetivo de dominar el negocio de la basura.

El acuerdo

En medio del “fuego cruzado”, el 21 de enero de 2013 El Farol SA y Empo Ltda. & Asociados firmaron un contrato privado en el cual se reparten la “exclusividad” de la disposición final de la basura.

El documento, firmado a espaldas del Estado sobre un servicio de carácter público regulado por instituciones estatales, expresa en la cláusula tercera que El Farol SA declara y manifiesta que no autorizará el ingreso a su vertedero de ningún tipo de residuos sólidos domiciliarios que provengan de la ciudad de Asunción a excepción de los residuos provenientes de servicios especiales, como ser contenedores, residuos industriales y otros.

En contrapartida, Empo Ltda. & Asociados declara y manifiesta que no autorizará el ingreso a su relleno sanitario (Cateura) de ningún tipo de residuos sólidos que provengan de los departamentos Central y Presidente Hayes a excepción de los desechos urbanos que remita la firma El Farol SA, que a su vez se compromete a enviar un mínimo de 10 vehículos diarios los cuales servirán para el sustento de los segregadores (gancheros) del área metropolitana. 

En la cláusula cuarta del contrato, ambas empresas se “autorizan” entre sí sobre el dominio de recepción de basura. Es así que El Farol SA maneja el vertedero de Remansito, mientras que Empo se encarga de Cateura. 

En la cláusula quinta Empo manifiesta que posee una propiedad en Villa Hayes, la cual cuenta con licencia ambiental para la construcción y operación de un relleno sanitario intermunicipal. Sin embargo, las partes acuerdan la prosecución en forma conjunta del proyecto y en caso de surgir conveniente durante la puesta en operación las empresas se comprometen a acordar en un contrato posterior las condiciones. Es decir, tanto El Farol SA como Empo “regulan” el negocio de la disposición final de residuos. 

La cláusula octava del convenio establece que en caso de controversias las partes se someterán, primeramente a un Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio del Paraguay, cuyo fallo podrá ser apelado en los tribunales y ante jueces competentes dentro de la República del Paraguay. 

Pero, en un comunicado publicado ayer en un espacio reservado de nuestro diario, Empo indica que decidió dar por rescindido el acuerdo por la falta de pago de El Farol de unos G. 67 millones. En tanto, también en un espacio reservado, El Farol SA calificó de hombre poco caballeroso a Ortuoste porque no cumplió su palabra empeñada en el año 2013.

El 30 de diciembre de 2015 El Farol SA demandó por incumplimiento de contrato privado a Empo Ltda. e interpuso una medida cautelar para evitar cualquier tipo de trabajo en la propiedad que tiene la firma en Remansito. La demanda fue aceptada por la entonces jueza de San Lorenzo, Blanca Rojas, quien fue destituida por denuncias de corrupción. El 16 de diciembre de 2016 el juez César Godoy Morales levantó la medida contra Empo, pero El Farol SA apeló y empezó una serie de chicanas en el proceso judicial. El caso se estancó en la Cámara de Apelaciones de San Lorenzo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD