Ruptura institucional se profundiza en Venezuela

Con un Parlamento con dos presidentes: el opositor Juan Guaidó –reconocido por países democráticos como gobernante interino– y un rival –respaldado por la dictadura de Nicolás Maduro–, que se proclamaron a la vez jefes legislativos, se profundiza la crisis institucional en Venezuela.

La dualidad de poderes mantiene a Venezuela sumida en gran  incertidumbre. Juan Guaidó sigue liderando a la oposición.
La dualidad de poderes mantiene a Venezuela sumida en gran incertidumbre. Juan Guaidó sigue liderando a la oposición.gentileza

CARACAS (AFP). La ruptura institucional se profundiza en Venezuela. Juan Guaidó reivindica su condición de jefe del Parlamento y presidente encargado con amplio apoyo internacional, mientras un diputado rival fue proclamado líder legislativo por imposición de Nicolás Maduro, quien mantiene el control del poder.

Guaidó convocó a una sesión ayer de la unicameral Asamblea Nacional en el Palacio Legislativo, pero surge una pregunta: ¿podrá hacer valer los votos de los 100 diputados opositores que le reeligieron el pasado domingo en las instalaciones de un periódico, y seguir en la presidencia del legislativo?

Piquetes militares y policiales habían impedido que Guaidó ingresara al recinto, lo que tildó como “un asalto” al Congreso.

Mientras intentaba saltar las verjas de la sede del Parlamento, bloqueado por uniformados con escudos antimotines, Luis Parra –un legislador opositor que rompió con él hace un mes tras ser acusado de corrupción– celebraba su juramentación con respaldo del chavismo.

PUBLICIDAD

Guaidó llamó entonces a una sesión en la sede del diario El Nacional, donde fue ratificado por la mayoría opositora legislativa.

Estados Unidos, la Unión Europea y aliados regionales como Colombia o Brasil renovaron su respaldo a Guaidó, quien como jefe parlamentario reclamó el 23 de enero de 2019 la presidencia interina de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de gobiernos.

Maduro, en contraste, reconoció al “opositor” Parra. El rechazo a este legislador reagrupó a fuerzas opositoras que mantenían diferencias con Guaidó.

Sin embargo, la oposición deberá enfrentar un inminente llamado a elecciones para una nueva Asamblea Nacional, que según la ley deben realizarse en 2020, último año de la actual legislatura.

PUBLICIDAD

Maduro ha usado la dualidad de poderes como un arma contra sus adversarios.

Ya el oficialismo desconocía las decisiones del Parlamento (opositor) después de que el Supremo lo declarara en desacato en 2016, y una Asamblea Constituyente integrada solo por chavistas asumió en la práctica las funciones legislativas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD