Menos de dos médicos por cada 1.000 habitantes en América Latina

La precaria situación del personal de salud ante la pandemia del covid-19 presenta un panorama desolador en Latinoamérica. Mayoría de países no alcanza el umbral de los 2 médicos por cada 1.000 habitantes. Se teme un colapso a corto plazo de los sistemas por histórica escasez de recursos en la región.

La crítica situación del los médicos en Latinoamérica se agudiza con la pandemia.
La crítica situación del los médicos en Latinoamérica se agudiza con la pandemia.gentileza

BOGOTÁ (EFE). Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que el promedio de médicos por cada 1.000 habitantes en Latinoamérica es de 2,2 y el de enfermeros llega a 1,5, frente a un 2,28 de personal sanitario establecido como mínimo necesario para prestar servicios esenciales.

A nivel mundial se estima que hay 1,5 médicos por cada 1.000 habitantes, con grandes variaciones entre países y regiones. Por ejemplo, en África solo hay 0,2 médicos por cada 1.000 habitantes, frente a un 3,4 en Europa.

Desde antes de la pandemia, Latinoamérica ya presentaba una situación compleja en sus sistemas de salud, con una inversión mucho menor que la de Europa, una extendida inconformidad salarial y donde alrededor del 70% de naciones apenas toca el umbral del personal sanitario requerido.

Ahora es prioritario “que todos los países de Latinoamérica amplíen su capacidad en términos de profesionales y medidas de distanciamiento social porque ninguno tiene cómo responder a las necesidades ante un aceleramiento de contagios”, advierte el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, al recordar que incluso naciones europeas, con sistemas bien establecidos, han tenido serias dificultades.

Salvo en Uruguay y Panamá, la mayoría de los 2.253 médicos de América Latina entrevistados por la consultora Fine Research a comienzos de este mes consideran que la infraestructura hospitalaria en sus países es deficiente para afrontar la pandemia y hay un “alto riesgo de colapso en el corto plazo en el acceso a equipamiento de protección, a respiradores y a áreas de terapia intensiva”.

La situación se percibe como más crítica en Ecuador, donde una alta proporción de médicos cree que ya están colapsados los recursos de terapia intensiva y respiradores.

Para Schady, precisamente, un dato muy ilustrativo sobre los recursos que pueden marcar el impacto de la pandemia en la región es el de los cuidados intensivos (UCI) .

En eso coincide Jesús Valverde Huaman, presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, quien asegura que Perú tiene ahora 930 ventiladores mecánicos y 820 camas de UCI, es decir 2,1 por cada 100.000 habitantes, cuando lo ideal es tener 10.

Los contrastes en cuanto a recursos son amplios. Informes oficiales indican que en países como Colombia hay 17 camas UCI por cada 100.000 habitantes; mientras que esa cifra en naciones como Honduras, según el BID, se ubica en 0,4.

Los datos se corresponden también con estadísticas regionales sobre camas hospitalarias en general, en las que Latinoamérica tiene un promedio de 2,2 por 1.000 habitantes, frente a una media mundial de 2,7.

Según el Banco Mundial solo Cuba (5,2), Argentina (5) y Uruguay (2,8) superan la cifra global.

Fallecimientos en Sudamérica

La pandemia, que deja ya más de 3.300 muertes y unos 71.000 contagiados en Latinoamérica, tiene además contra las cuerdas a los médicos pues varios de ellos han perdido la vida en medio de denuncias de falta de equipos de protección.

Gobiernos como el de Paraguay han reconocido dificultades de logística para hacerse con materiales para el personal médico. Perú reportó que hay más de 200 médicos infectados, 9 de ellos en cuidados intensivos y uno fallecido. En Colombia también se registran muertes de médicos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.