Evacuan a un primer grupo de niños atrapados en una cueva en Tailandia

Cuatro de los 12 niños atrapados en una cueva inundada de Tailandia fueron rescatados ayer después de que los buzos emprendieran una peligrosa misión para liberar al grupo de escolares y su entrenador de fútbol.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2QI7FY4535GFDOAC3MPAWMP6YQ.jpg

THAM LUANG, Tailandia (Reuters). Tras evacuar a los primeros cuatro menores, la operación para rescatar a los ocho niños -algunos de ellos de apenas 11 años- que siguen atrapados y al entrenador fue suspendida hasta hoy, para darle a los buzos tiempo a reponer el suministro de oxígeno y garantizar que todos los preparativos estén completos.

Rescatarlos a todos podría llevar entre tres y cuatro días en función del clima.

Trece buzos extranjeros y cinco miembros de la unidad de élite SEAL de la Marina de Tailandia guiaron a los niños a través de pasadizos estrechos y sumergidos que el viernes se cobraron la vida de un buzo retirado de la marina tailandesa. 

PUBLICIDAD

Para escapar, los niños deben sumergirse a través de oscuros y estrechos pasadizos que a veces no tienen más de 0,6 metros de ancho, lo que ha supuesto un desafío para algunos de los buceadores de cuevas más importantes del mundo.

Se trata de una zona muy estrecha llamada “unión en T” o “intersección en T” (en tailandés, se dice “sam yak”).

En este punto, el pasaje es una suerte de tubo por la que hay que escabullirse. “El pasaje, muy estrecho, sube y luego baja” y requiere contorsionarse, explicó Narongsak Osottanakorn, el jefe de la célula de crisis.

Esta área está a 1,7 kilómetros de donde se encuentran los niños.

Una vez que se complete este tramo, estarán a menos de un kilómetro de la tercera galería, donde los socorristas instalaron su campamento base. Una vez allí, todavía les quedará un recorrido de cerca de dos kilómetros, pero lo peor habrá pasado para volver a reencontrarse con sus familias.

Los rescatistas necesitaban al menos 10 horas para prepararse para la siguiente operación, involucrando a unos 90 buzos en total, 50 de ellos de otros países.

De momento, no se ha hecho pública ninguna imagen de la operación, puesto que las autoridades tailandesas crearon un extenso perímetro de seguridad alrededor de la cueva.

La célula de crisis considera que las condiciones actuales para una evacuación son “perfectas”, especialmente en lo relativo al nivel del agua en la cueva.

Un helicóptero se llevó a los cuatros niños a la ciudad cercana de Chiang Rai, donde fueron trasladados en ambulancia al hospital.

La lluvia cayó con fuerza en el área de la cueva Tham Luang en la provincia norteña de Chiang Rai ayer y se espera un clima tormentoso para las próximas dos semanas, lo que agrava los riesgos en lo que se ha llamado una “guerra contra agua y tiempo” para salvar al equipo infantil.

Los niños, de entre 11 y 16 años, desaparecieron junto con su entrenador de fútbol tras un entrenamiento el 23 de junio, cuando fueron a explorar las cuevas cerca de la frontera con Myanmar para celebrar el cumpleaños de uno de los miembros del grupo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD