Alerta máxima en la frontera por un posible ataque definitivo al clan Pavão

Las Policías de Paraguay y Brasil están en alerta máxima en la frontera ante informes que sugieren que el jefe del PCC apodado Minotauro querría dar un ataque definitivo al clan Pavão en Pedro Juan Caballero, aprovechando que este grupo quedó debilitado con la captura de sus cabecillas en Ponta Porã.

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra redacción regional). Según los datos obtenidos, el nuevo jefe del Primer Comando da Capital (PCC) en esta frontera, el fugitivo Sergio de Arruda Quintiliano Neto, alias Minotauro, estaría preparando otro devastador ataque contra objetivos específicos del clan Pavão, integrado por parientes directos del capo recluido en Brasil Jarvis Chimenes Pavão. 

Minotauro, de hecho, fue el mandante del atentado a tiros del martes último en Pedro Juan Caballero contra Pedro Giménez da Luz (24 años), alias Pedriño, sobrino de Jarvis, quien sobrevivió gracias al blindaje de su camioneta Ford F150 Raptor negra.

Tres días después, el viernes último, el clan Pavão estuvo a punto de cruzar de Ponta Porã a Pedro Juan Caballero y contraatacar a la facción de Minotauro, en el marco de una guerra desatada por el control de la frontera. 

PUBLICIDAD

Sin embargo, la hipotética masacre fue abortada por la Policía Federal y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública del Brasil, que allanaron la casa de otro tío de Jarvis, el político Francisco Chimenes (60), alias Chico, quien fue uno de los 12 arrestados. 

Esa nómina incluye también a Jonathan Giménez Grance (37), alias Cabeza, señalado como el “heredero” de los negocios de su tío Jarvis.

En la operación cayeron dos paraguayos, Rosalino Báez (42) y Riky Javier Báez González (22), quienes según los policías brasileños trabajaban como guardaespaldas de Cabeza e iban a integrar supuestamente el grupo que se vengaría de Minotauro en el lado paraguayo.

Armas, dinero y vehículos blindados

El informe oficial de la Policía Federal habla de la incautación de seis pistolas calibre 9 milímetros, un revólver calibre 38 y 16 cargadores de pistolas, de los cuales ocho son capaces de almacenar hasta 30 proyectiles. 

Un caudal de 54.700 dólares en efectivo, más de 400 municiones y ocho vehículos, cuatro de ellos blindados, también formaron parte de las evidencias recogidas.

Los uniformados brasileños dijeron que los detenidos quedaron en la sede de la Policía Federal de Ponta Porã y que serán procesados por tráfico internacional de armas, asociación criminal y obstrucción a la justicia. 

Según la legislación brasileña, se exponen a una pena de hasta 32 años de prisión. 

Tampoco retrocederán

Ante la versión surgida en la frontera sobre que el grupo del narco Minotauro querría asestar un golpe definitivo contra el clan Pavão, aprovechando que dicha estructura quedó muy debilitada con la detención de sus cabecillas, también aparecieron otros rumores que señalan que, muy por el contrario, los demás parientes de Jarvis estarían más decididos que nunca a enfrentar esta guerra contra el líder del PCC en la región.

Justamente, esta versión es la que activó la alarma de los organismos de seguridad de ambos países, ante posibles réplicas de atentados perpetradas por cualquiera de los dos bandos en disputa.

Entre otras cosas, se supo que el grupo de Minotauro tendría en la mira también a Luan Pavão (32) y a Kleiton Chimenes Larson (31), hijo y sobrino de Jarvis, respectivamente. 

En contrapartida, algunas fuentes de la Policía Federal dijeron que el clan Pavão maneja una lista de 100 personas marcadas para morir.

Desde el año pasado, Jarvis Chimenes Pavão perdió a varios colaboradores importantes, como su secretario Paulo Jacques, su hermano Norry Chimenes Pavão, su sobrino Willian Giménez Bernal y hasta su abogada Laura Marcela Casuso.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD