Cámara aparta a juezas de juicio por droga para garantizar transparencia

A raíz de dudas que genera la actuación de las juezas Eva de Witte y Lourdes Sanabria en causas por droga, y para “transparentar los procesos”, la Cámara de Apelación separó a ambas magistradas de un juicio a acusados por el tráfico de 370 kg de cocaína. Fue tras la recusación presentada por la fiscala Gilda Villalba por temor de una “cocinada”.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1996

Cargando...

Los camaristas Bibiana Benítez, Antonia López de Gómez y Gustavo Ocampos hicieron lugar a la recusación planteada contra De Witte y Sanabria. Ocampos votó en disidencia en el caso de la primera.

En su voto, López de Gómez dijo que si bien no se tiene una prueba contundente de la parcialidad de las juezas recusadas, sí existe una “duda razonable”.

“A fin de garantizar la justicia e imparcialidad, a manera de evitar la existencia de duda y para dar garantía suficiente a la ciudadanía y a la representante del Ministerio Público, es criterio de esta magistratura que corresponde hacer lugar a la recusación”, señaló en su voto López de Gómez.

Precisamente ante las dudas que genera la actuación de De Witte y Sanabria en los procesos por droga, la fiscala presentó la recusación contra las dos juezas en el proceso a los acusados por el tráfico de 370 kilos de cocaína.

Las versiones señalan que De Witte y Sanabria fueron digitadas para conformar el tribunal de sentencia que iba a juzgar, desde el lunes pasado, a los acusados por el gran cargamento de droga.

Las sospechas sobre la parcialidad de las magistradas se fortalecieron en un fallo que dictaron semanas antes del juicio por 370 kilos de cocaína.

En dicha sentencia sentaron la postura de que para que un acusado pueda ser condenado por tráfico tiene que estar inscripto en Aduanas como importador o exportador.

El Ministerio Público acusó a las juezas de distorsionar la Ley Antidrogas.

Al resolver la recusación, la Cámara dijo que en la contestación de la jueza Sanabria a la recusación de la Fiscalía se evidencia que emitió una preopinión, ya que insistió en que para que el acusado sea condenado por tráfico tiene que estar registrado como importador o exportador.

En lo que respecta a De Witte, las camaristas López de Gómez y Benítez coincidieron en que se evidencia una “suerte de resentimiento” de la jueza recusada en contra de la fiscala Villalba.

Quedó como única integrante del tribunal de sentencia la magistrada Elsa García. Ahora se deberá buscar a otros dos magistrados, para que deben juzgar a los acusados por el tráfico de cocaína.

LOS ACUSADOS

Entre los acusados por el cargamento de 370 kilos de cocaína se encuentra el piloto Carlos Antonio Viveros López, sobrino del conocido narcopiloto Juan Domingo Viveros Cartes; Carlos Antonio González, Rubén Granados, Nelson Sánchez y Peter Rogalski.

El cargamento cayó el 6 de mayo de 2011 en la colonia San Alfredo, situada a 70 kilómetros de Concepción.

Ese mismo día, en un procedimiento simultáneo, secuestraron siete avionetas y tres camionetas en un hangar de San Juan Bautista.

La cocaína está valuada en Europa en más de 44 millones de dólares, según indicaron fuentes cercanas a al investigación.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...