Capturan a hermanos paraguayos considerados “reyes” de la macoña

Dos hermanos de nacionalidad paraguaya fueron detenidos días atrás en Argentina, luego de meses de investigación por parte de las autoridades del país vecino. Los connacionales habían migrado, prácticamente, sin dinero y terminaron convirtiéndose en los “reyes” de la marihuana en una villa bonaerense.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/KHFTT2BKVZEOXHM4Q7TH4HQJZA.jpg

Los hermanos detenidos son Lorenzo (34) y Arnaldo Cubilla González (21), ambos de nacionalidad paraguaya.

Según publica el diario “Clarín” de Buenos Aires, el menor de los hermanos emigró a la Argentina a principios del año 2000 y se instaló en una precaria casilla de la villa Zavaleta del barrio Barracas de Buenos Aires. Allí, con su hermano mayor, comenzaron a dedicarse a la venta de marihuana, con lo que fueron ganando dinero.

Una vez que tuvo dinero, Arnaldo se compró un departamento de tres ambientes en el barrio porteño de Almagro. Dejó el mal pasar y comenzó a vestirse con ropa de marca y a la moda, además de comprarse un automóvil Volkswagen Fox; la intención era no llamar demasiado la atención.

Tiempo después, ambos tenían dinero suficiente para comprarse un campo en San Pedro del Paraná, departamento de Itapúa, donde cultivaban la marihuana que Lorenzo enviaba a Buenos Aires para la venta.

Lorenzo Cubilla llegó a convertirse en dirigente del Sportivo San Pedro del Paraná, que bajo su presidencia ganó la liga Tebicuary de fútbol. No conforme con eso, llevó a varios de sus jugadores a vivir en su departamento en Buenos Aires y los ubicó en equipos del ascenso del fútbol argentino.

La investigación

Los problemas para los hermanos comenzaron luego de que un vendedor señalara a uno de ellos –Arnaldo– como distribuidor. Un juzgado de la capital argentina pidió a la Policía Metropolitana que investigara el tema.

En primer momento, los investigadores no consiguieron mayores datos sobre Arnaldo, pero sí la cuenta de Facebook de su novia. La mujer se dedicaba a la manicura y trabajaba en una peluquería.
Durante seis meses los investigadores pincharon unos 30 teléfonos, montaron guardia frente al departamento y colocaron rastreadores satelitales al automóvil de Arnaldo; lo mismo que con todos los vehículos de los supuestos cómplices. Para poder entender las conversaciones en guaraní, se requirió la participación de dos traductoras.

Según relata el citado portal, Lorenzo Cubilla era el “más osado” de acuerdo a datos proveídos por los investigadores; su intención era acaparar y traficar cada vez más. El menor prefería mantener un perfil bajo.

En mayo, ambos viajaron en camioneta hasta la ciudad de Salto, provincia de Buenos Aires, con un auto de custodia. Los investigadores descubrieron gracias al operativo que se habían dirigido a un hangar ubicado en el aeródromo de esa ciudad. De allí volvieron con 500 kilos de marihuana.

Desde esa oportunidad, el aeródromo también fue vigilado por agentes escondidos en un campo cercano. Así consiguieron detener a un piloto que se dedicaba a las fumigaciones y que también hacía las veces de distribuidor de los hermanos; además de guardarles la droga en su hangar.

Los hermanos Cubilla preparaban un gran cargamento, con la intención de “terminar de coronarse como “reyes de la marihuana”, según la publicación del diario “Clarín”.