Capturan en la frontera al capo de las drogas Iván Mendes Mesquita

El narco brasileño Iván Mendes Mesquita, considerado un “pez gordo” del tráfico de drogas en la “frontera seca”, fue detenido en la ciudad de Ponta Porã, limítrofe con Paraguay, durante un operativo policial. Tenía 12 mandamientos de búsqueda y prisión y 19 órdenes de captura en su país.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3PIOTNPWGJCY7NRWVESUIQD4TM.jpg

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra redacción regional). Mendes Mesquita (57), conocido también como el “zar de la cocaína”, fue capturado el miércoles por agentes de la Policía Federal brasileña en la ciudad de Ponta Porã, en el marco del operativo denominado “Mosaico”.

En el procedimiento también cayeron otros dos supuestos narcotraficantes, cuyas identidades no fueron dadas a conocer por los federales brasileños.

Conforme a los antecedentes, Mendes Mesquita tenía 12 mandamientos de búsqueda y prisión y 19 órdenes de captura impartidas en los estados de São Paulo, Mato Grosso do Sul y Paraná, por tráfico de estupefacientes y asociación criminal.

Era considerado como el líder de una red encargada de traficar cocaína y marihuana desde los países productores a la ciudad de São Paulo, para posteriormente enviarlas a países de Europa y África.

Su estructura mafiosa fue desarticulada en Paraguay, tras su captura efectuada en 2004, mientras que su cómplice Leoncio Ramón Marecos fue condenado por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

No cumplió acuerdo

Mientras estaba en prisión en el año 2010 las autoridades judiciales estadounidenses redujeron su pena tras negociar y llegar a un acuerdo, en el cual se comprometía a regresar al Brasil y colaborar con la Policía en el combate al narcotráfico, mediante el suministro de informaciones sobre rutas, bandas y actuación de otras organizaciones criminales.

Pero Mendes Mesquita no cumplió el acuerdo porque nunca se presentó ante las autoridades brasileñas y retornó a su vida delictiva.

Estableció nuevos contactos con nigerianos radicados en São Paulo que se encargaban de recibir la droga y su posterior remisión a Europa y África.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD