Diputado colorado suplente sería extraditado a Brasil en dos meses

El diputado colorado suplente por el departamento de Amambay, Carlos Rubén Sánchez Garcete (37), alias “Chicharõ”, podría ser extraditado a Brasil en dos meses, si es que sus abogados no plantean incidentes. El supuesto narcopolítico tiene una condena por lavado de dinero.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/DDEKZVN2LFGTHCB2XW3FEUKAOY.jpg

“Chicharõ” fue capturado en el marco de un requerimiento con fines de extradición de la justicia brasileña, que sentenció al supuesto narcopolítico compatriota, en una de las causas pendientes, a cuatro años de prisión por lavado de dinero y ocultación de bienes.

El juez Pedro Mayor Martínez, quien tiene a su cargo el proceso en Paraguay, anunció ayer que Carlos Rubén Sánchez desde hoy pasará a guardar reclusión en la cárcel de Tacumbú, mientras se tramita su extradición.

El magistrado aclaró que, normalmente, el proceso hasta que salga una sentencia de extradición puede demorar 30 a 45 días, siempre y cuando la defensa no plantee incidentes.

Es decir, en unos dos meses, “Chicharõ” ya podría ser entregado al Brasil para compurgar su pena.

Polémica ley

Por otro lado, la extradición de Carlos Rubén Sánchez Garcete también podría ser abortada en caso de que el Congreso apruebe una polémica ley que, según los antidrogas, favorecería justamente a “peces gordos” del narcotráfico.

La insólita normativa, propuesta por el diputado saliente José López Chávez, contempla la prohibición de extradición o expulsión de paraguayos naturales o naturalizados a países extranjeros que no tengan la misma reciprocidad procesal y mucho menos de los que soportan procesos por producción, tráfico y comercialización de drogas, armamentos, hechos terroristas, lavado de dinero, secuestro a crímenes de lesa humanidad. Es decir, los narcos y secuestradores procesados en el extranjero podrían obtener el refugio legal perfecto en Paraguay, donde el sistema judicial es mucho más endeble y permisivo.

Su foja

Carlos Rubén Sánchez Garcete, alias “Chicharõ”, es considerado por la Policía y la Senad como el principal operador en Paraguay de la organización dirigida por el capomafioso brasileño Luis Carlos Da Rocha, alias “Cabeza Branca”.

Esta red utiliza a políticos y policías de la zona de la frontera para blindar sus operaciones. “Chicharõ, de hecho, fue electo diputado suplente en una lista encabezada por el colorado Marcial Lezcano Paredes, quien actualmente ocupa una banca en la Cámara Baja. El hermano de este último, el policía Águedo Ronaldo Lezcano Paredes, fue dado de baja recientemente por narcotráfico.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD