Federales desarticulan clan Pavão y evitan nueva masacre en la frontera

La Policía Federal y la Fuerza Nacional del Brasil descabezaron ayer el clan Pavão en Ponta Porã, al atrapar a un tío y un sobrino de Jarvis Chimenes Pavão cuando se preparaban con una docena de sicarios para cruzar a Pedro Juan Caballero y cobrar venganza contra la facción del jefe del PCC apodado Minotauro.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/64TMN2I34RDVRBINZRWXPMDN2Y.jpg

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, corresponsal). El megaoperativo se efectuó en la residencia del político brasileño Francisco “Chico” Chimenes, tío del capo recluido Jarvis Chimenes Pavão.

El operativo se desarrolló en la zona de la Villa Militar de Ponta Porã, a 500 metros de la frontera con Paraguay, y fue ejecutado por agentes de la Policía Federal y fusileros de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, que es un comando de élite integrado por todos los organismos de seguridad del Brasil.

Según los datos obtenidos, los principales detenidos fueron justamente Chico Chimenes, de 60 años de edad, quien fue candidato a intendente de Ponta Porã en las últimas elecciones, y su sobrino Jonathan Giménez Grance, alias Cabeza, de 37 años. Ambos son brasileños, pero este último también tiene una cédula paraguaya.

PUBLICIDAD

Preparativos

Supuestamente, el servicio de inteligencia de la Policía Federal interceptó ayer un informe que daba cuenta de que Chico y Cabeza estaban armando un grupo tipo comando para cruzar a Pedro Juan Caballero y cobrar venganza contra la facción dirigida por el jefe del Primer Comando da Capital (PCC) Sergio de Arruda Quintiliano Neto, alias Minotauro, quien en Paraguay usa un documento a nombre de Celso Matos Espíndola.

Minotauro fue el mandante del atentado perpetrado el martes último en Pedro Juan Caballero contra Pedro Giménez Da Luz, de 24 años, alias Pedriño, otro de los sobrinos de Jarvis Chimenes Pavão y de los detenidos de ayer Chico y Cabeza.

Pedriño, sin embargo, sobrevivió al ataque gracias al blindaje de su camioneta Ford F150 Raptor negra.

Paraguayos

Entre la decena de detenidos con Chico y Cabeza, figuran, por ejemplo, los paraguayos Rosalino Báez, de 42 años, y Riky Javier Báez González, de 22 años, quienes presuntamente iban a ser utilizados como fusileros.

También trascendieron otras identidades de brasileños capturados, como Eudes Antonio Goncalves Araújo, de 26 años; Marcelo Jarcem de Oliveira, de 41 años, y Cícero Novais da Silva, de 43 años.

También fueron recuperadas varias armas de fuego e incautados algunos vehículos.

Tras esta oportuna intervención de los agentes brasileños, la Policía Nacional del Paraguay quedó en alerta máxima ante la posibilidad de que cualquiera de los dos bandos quiera adelantarse al otro.

Se sabe que hay varios familiares de Pavão que están “marcados” para morir.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD