Cocaína desde Chaco a Europa

Una organización de narcos conformada por colombianos, bolivianos y paraguayos con base en Pedro Juan Caballero maneja actualmente el tráfico del clorhidrato de cocaína desde el Chaco hacia Europa.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/E74YFEXRDVGZRNIU4FOMRIOF5Y.jpg

El domingo último, agentes de la Senad confiscaron en La Patria 292 kilos de la droga pertenecientes a esta banda.

La organización criminal adquiere la droga en los montes colombianos que están bajo dominio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los bolivianos se encargan de transportar las cargas hasta territorio paraguayo en avionetas. De nuestro país la “mercancía” es trasladada al Brasil por tierra y desde allí remesada a los países europeos, donde la cocaína es una de las drogas más codiciadas, lo que genera siderales ganancias a los narcos.

Precisamente, los 292 kilos de “polvo blanco” confiscados el domingo pasado por agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), pertenecen a esta organización.

PUBLICIDAD

La misma estructura montó a comienzos de este año un complejo laboratorio en la zona conocida como Palmar de las Islas, en el departamento del Alto Paraguay, a unos 23 kilómetros de la frontera con Bolivia.

El sitio aparentemente estaba a cargo de un químico colombiano cuyo trabajo consistía en procesar la pasta base que conseguían a bajo costo en Bolivia para convertirla en clorhidrato de cocaína.

Con este procedimiento la red criminal ahorraba tiempo y dinero, pues no dependía de los envíos efectuados desde Colombia en pequeñas aeronaves, las que efectuaban un recorrido de unos 5.000 kilómetros hasta llegar al Chaco.

Los agentes especiales de la Senad detectaron este laboratorio gracias a un complejo trabajo de inteligencia efectuado a partir de las escuchas telefónicas, y el 8 de febrero pasado desmantelaron el laboratorio. Durante dicho operativo dos encargados del lugar fueron capturados.

Gracias a los datos obtenidos por los investigadores tras los últimos procedimientos se pudo elaborar el corredor aéreo utilizado por los narcoaviones, que están al servicio de esta organización mafiosa.

Los datos indican que la primera escala efectuada por la naves es la zona de Santa Cruz, Bolivia, donde se reabastecen de combustible.

La segunda parada es en el Chaco paraguayo, donde la organización de narcotraficantes cuenta con sitios para guardar la “mercancía”. Finalmente desde estos puntos es nuevamente trasladada la droga a bordo de otras avionetas hasta los departamentos de Amambay y Canindeyú.

Precisamente, los agentes especiales ubicaron el pasado fin de semana 292 kilos de clorhidrato de cocaína, gracias a que interceptaron una comunicación entre algunos elementos de la estructura criminal y el piloto que debía trasladar el cargamento hasta una pista de aterrizaje clandestina en la zona del Amambay.

Solo de esa forma los efectivos de la Senad pudieron confirmar que los 270 paquetes de cocaína, cuyo valor supera los 20.000.000 de euros, estaban enterrados en uno de los establos ubicados en la parte posterior del casco de la estancia “Los Hijos”, situada a la altura del kilómetro 604 de la ruta Transchaco, departamento de Boquerón, y a 227 kilómetros al sur del laboratorio, que la misma red criminal montó cerca de la frontera boliviana.

Este laboratorio estaba equipado con un generador eléctrico, tres hornos microonda y 50 moldes para procesamiento de cocaína.

También contaba con numerosos productos químicos precursores de la cocaína, como 500 kilos de fenacetina, nueve kilos de supuesta pasta base, 1.000 litros de acetona, 240 litros de éter y 60 litros de ácido clorhídrico.

La mayoría de estos precursores se obtuvieron en Bolivia y el Perú, desde donde fueron trasladados al laboratorio por aire, explicaron los intervinientes.

El supuesto miembro de la estructura, el boliviano Remberto Cuéllar Suárez, fue hallado muerto y su cuerpo abandonado dentro de un ataúd, el 28 de enero pasado en el kilómetro 600 de la Ruta Transchaco, a cinco kilómetros del punto donde se llevó a cabo la operación antidrogas.

Supuestamente el piloto falleció en un accidente que sufrió cuando reparaba una aeronave en la estancia “Los Hijos”, conforme con los datos suministrados.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD