Secuestrador murió a causa de una aneurisma en la aorta, según autopsia

El secuestrador Osmar Feliciano Martínez (47) falleció a causa de un paro cardiaco causado por una aneurisma de la aorta, confirmó ayer el forense Pablo Lemir, al término de la autopsia practicada al cadáver del condenado. El médico descartó que el cuerpo haya presentado rastros de golpes que no hayan sido producto de una caída tras el desvanecimiento.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/KPB3QVMYX5BTXEVWO3MGF5CFU4.jpg

Osmar Feliciano Martínez, condenado a 35 años de cárcel por el secuestro y muerte de Cecilia Cubas, se descompensó el lunes a las 18:00 en el interior de la celda que compartía con su cómplice Aldo Meza. El calabozo está ubicado sobre la guardia principal de la Agrupación Especializada de la Policía.

El condenado fue derivado de urgencia a bordo de una patrullera hasta el Hospital Nacional de Barrio Obrero, donde llegó muerto.

El cadáver del secuestrador fue trasladado a la morgue judicial, donde ayer de mañana un equipo de médicos encabezado por el forense Pablo Lemir examinó minuciosamente el cuerpo en presencia del magistrado Rubén Darío Riquelme y familiares del fallecido.

Tras la inspección, Lemir confirmó que el deceso de Martínez fue casi en forma instantánea. “El hombre sufría de una aneurisma de la aorta, que es la arteria principal que lleva la sangre a todo el cuerpo. Esta arteria a la salida del corazón estaba inflada como un globo. Cuando la arteria está en esa condición es como una bomba de tiempo, en cualquier momento estalla, no hay forma de prever en qué momento va a explotar. En ese caso ocurrió ayer, la sangre que emana de la lesión cubre completamente al corazón, lo tapona, le impide latir y termina en paro cardiaco”, aseguró.

El forense también reveló que se tomaron placas de todo el cuerpo y no se detectaron lesiones de huesos. “Las únicas contusiones que presentaba era en la rodilla y el pómulo, las que se produjo durante la caída en su celda”, aseguró el doctor.

Igualmente, Lemir aseveró que el condenado no seguía ningún tratamiento para esta afección debido a que no estaba diagnosticado, ya que aparentemente nunca presentó los síntomas para ser sometido a los estudios para detectar la enfermedad.

“Pero aunque haya estado tratado, una vez que se diagnostica una aneurisma en la aorta es intratable, incurable, y lo que único que sabés con certeza es que te vas a morir”, recalcó el forense.

El secuestrador estaba sometido hace seis meses a un tratamiento con medicamentos por un cuadro de hipertensión, señalaron los familiares.

Martínez falleció tras cumplir 10 años de encierro. Fue condenado a la pena máxima tras confirmarse que fue el ideólogo del secuestro de Cecilia Cubas y que coordinó vía internet con los miembros de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) las negociaciones para el cobro del rescate.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.