“Soldado israelí” va a prisión una vez más acusado de matar y quemar gente

El peligroso criminal Agustín Ramón Martínez Martínez (56), alias “Soldado israelí”, fue remitido ayer a la cárcel de Misiones tras revelar la ubicación del cadáver del abogado Lucilo Nicolás Cardozo Salina (54), quien fue secuestrado, acribillado, quemado y enterrado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GJWJRMFOZJEQVMYBOIO64BQDXI.jpg

PARAGUARÍ (Emilce Ramírez, de nuestra redacción regional). La reclusión del sospechoso fue decretada por el juez de esta ciudad Blas Cabriza, quien aceptó la imputación por homicidio doloso formulada por la fiscala Sonia Pereira.

El sicario Agustín Martínez insistió en que fue contratado “solamente” para hacer trabajo de inteligencia y que no sabía que iban a matar al jurista Lucilo Nicolás Cardozo Salina.

La víctima fue sacada bajo engaños de su casa de Fernando de la Mora, el martes de madrugada; 24 horas después de ello fue desenterrado de una fosa en la ciudad de Yaguarón, en la propiedad del suegro de Agustín Ramón Martínez Martínez.

Este último pidió su servicio al abogado para que supuestamente lo ayudara con un trámite judicial en Encarnación, pero el profesional del derecho terminó asesinado a balazos, incinerado y lo que quedó de sus restos fue enterrado.

El citado criminal, conocido como “Soldado israelí”, ratificó que los dos detenidos en Salto del Guairá, Lucio Santiago Godoy Quiñónez (31) y Alex Heiki Willer Fidalski (36), fueron los que lo convocaron para el hecho. Dijo que esos dos sujetos serían miembros del grupo criminal brasileño PCC. Además, Martínez contó que teme por la vida de su hija de cuatro años, según manifestó el juez Cabriza.

El magistrado declaró a la prensa que el detenido también mencionó que el abogado ahora fallecido debía unos 20.000 dólares al PCC. Supuestamente, Cardozo Salina era un prestanombre en unas operaciones de lavado de dinero obtenido mediante el narcotráfico.

Declara hoy

Por otro lado, ayer también se presentó ante la Fiscalía de Paraguarí Alex Heiki Willer Fidalski, quien fue capturado el miércoles de tarde. Solicitó prórroga y su audiencia indagatoria está marcada para hoy a las 09:00.

Lucio Santiago Godoy Quiñónez, quien cayó preso ayer de mañana, igualmente será presentado hoy ante el Ministerio Público.

Alex y Lucio niegan ser los autores morales del horrendo crimen.

Hace dos meses

La esposa del abogado asesinado, Lourdes Griselda Aveiro de Cardozo, manifestó que hace dos meses que conocieron al criminal Agustín Ramón Martínez Martínez, luego de que este se acercara al negocio de venta de celulares que tiene la mujer.

“Soldado israelí”, luego de entablar confianza con la mujer, le contó que necesitaba un abogado para que lo acompañara a Encarnación. La señora Lourdes le contó entonces que su marido es abogado y ahí se hizo el contacto para el supuesto trabajo de asesoramiento, que terminó siendo un ardid para asesinar al letrado.

“El Poder Judicial tiene que despertar”

El juez Pedro Mayor Martínez, uno de los que firmaron el habeas corpus reparador con el cual fue liberado en 2015 el criminal apodado “Soldado israelí”, dijo ayer que el Poder Judicial tiene que despertar y corregir sus deficiencias.

Fue al justificar su voto a favor de la liberación del criminal, quien estuvo recluido por seis años por un triple homicidio en Ybycuí, con lo que ya había transcurrido en exceso el tiempo en que una persona puede estar encerrada sin una condena.

El magistrado indicó que los sistemas de garantías constitucionales son para cualquier ciudadano.

Crímenes en Argentina y Paraguay

Uno de los primeros crímenes atribuidos a Agustín Ramón Martínez Martínez, alias Soldado Israelí, ocurrió en 1993 en la provincia de Santa Fe, Argentina, donde se lo acusa que mató con disparos y quemó a un hombre y dejó herida a una mujer.

Por este caso fue condenado a ocho años de cárcel, pero en 1994 escapó de la prisión, vino a Paraguay y mató a tiros e incineró dentro de su camión a un repartidor de la empresa Argos, en la ciudad de Caapucú, según la policía.

En 1995, ultimó a balazos y también quemó a un estanciero, en Quiindy, causa por la que sería condenado a seis años de encierro, luego de su captura producida en 1998. En 2001, fue extraditado a Argentina, de donde regresó en 2009, cuando mató y quemó en un horno a un político y a dos peones, en Ybycuí. Pese a esto, salió libre en 2015, por negligencia de la fiscalía.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05