Tiene tres identidades, pero no convenía retenerlo

LUQUE (Corresponsal). Nader Alí Saboori Haghighi, el piloto iraní expulsado anoche de Paraguay, fue sorprendido con documentos personales con tres identidades distintas y, pese a que era motivo suficiente para dejarlo retenido, las autoridades prefirieron expulsarlo del país al atribuirle delitos menores como volar sin la licencia de piloto habilitada.

Resulta que en Estados Unidos, por ejemplo, la expectativa de pena sería más elevada en caso de que la justicia norteamericana decida procesarlo de nuevo por reincidir en el delito de trasgresión a las normas aeronáuticas, causa por la cual ya había sido condenado en 2015.

El procedimiento de ayer fue dirigido por el fiscal Hugo Volpe, con acompañamiento de policías, militares, agentes especiales de la Senad y funcionarios de la Dinac.

El fiscal Hugo Volpe señaló que se pudo determinar que “el actuar del piloto detenido se encuadraba como una falla administrativa”, motivo de la expulsión. Dijo también que en la aeronave no se encontró ningún elemento que pueda ser atribuido como un hecho punible.

PUBLICIDAD

Desde las primeras horas de la mañana de ayer, cuando se informó la detención del piloto iraní, y posteriormente la de su colaborador colombiano, el caso generó gran revuelo en todo el país, porque se especulaba con que se trataba de un terrorista que había aterrizado en Paraguay.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD