Conflicto ético y de intereses en adjudicaciones de Conacyt

Varios consejeros del Conacyt estuvieron involucrados en proyectos, de instituciones que representan, que fueron adjudicados con sumas millonarias por el ente. Para algunos consejeros es una situación irregular.

PRONII
PRONIIArchivo, ABC Color

El Dr. Ricardo Felippo, miembro del Consejo del Conacyt, representante de la Feprinco, es el que con más énfasis exige explicaciones y el más crítico hacia dudosos manejos en la administración del ente, lo cual se puede constatar en las actas públicas.

En la última reunión del Consejo, celebrada el 23 de julio pasado, habló de irregularidades percatadas en su investigación, con relación a aprobaciones de proyectos por parte del Consejo, de instituciones que pertenecen a algunos consejeros, causando así conflictos de intereses.

Felippo puso como ejemplo al anterior Secretario Ejecutivo (Idelín Molinas), durante cuyas funciones, las entidades de su hermano (José Molinas) fueron adjudicadas por proyectos presentados, por cifras mayores a G. 9.000 millones.

PUBLICIDAD

También menciona el caso de la Asociación de Funcionarios de la Universidad Nacional de Caaguazú (Afunca), cuyo consejero representante (se omite el nombre en el acta) apoyaba los proyectos a los cuáles se adjudicaron G. 3.866 millones.

Continuando menciona a otro miembro del Consejo (no citado en el acta), a cuyos proyectos de sus instituciones, tales como el CERI (Centro de Estudios Rurales Interdisciplinarios) el Conacyt adjudicó G. 1.379 millones. Agrega que se adjudicaron G. 2.306 millones a la Universidad del Cono Sur de las Américas, cuyo rector es el propio titular del Conacyt, y miembro del Consejo, Ing. Luis Lima.

Como respuesta a estas acusaciones el Ing. Luis Lima señaló que carecen de pruebas reales y que los consejeros involucrados en proyectos se abstuvieron en sus opiniones al analizar los proyectos, y agregó que la entidad del hermano del ex secretario ejecutivo se presentó como cualquier otra y fue juzgada y adjudicada de acuerdo a los reglamentos.

Por su parte, el Dr. Sergio Duarte, investigador que no se dio cuenta que le depositaron G. 50 millones de más en su cuenta, dijo que las evaluaciones para adjudicar a instituciones ligadas a consejeros las realizaron pares internacionales y que el Consejo no efectuó ningún proceso de selección.

Arte y parte

El Dr. Sergio Duarte Masi, en el año 2011 creó el Programa Nacional de Incentivo a los Investigadores Pronii, del que fue director por varios años. Duarte fue responsable del diseño de los requisitos y reglamentaciones para categorizar a los investigadores, de lo que luego se favoreció como investigador II, por lo cual percibe más de G. 75 millones, anuales. No contento con eso, durante sus funciones en el Conacyt trabajaba en 6 lugares diferentes, con superposición de horarios, prohibida por ley.

Asimismo, se lo acusa de tráfico de información porque cuando coordinaba la unidad ejecutora de proyectos del Conacyt, que elige y financia los proyectos, también cobraba como docente investigador y como responsable de proyectos de universidades privadas que presentaban sus postulaciones al programa que él mismo gerenciaba.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD