Familia franciscana insta a recomenzar en el evangelio

Alrededor de 1.000 personas participaron ayer del 40ª Convivencia Nacional de la Familia Franciscana en el colegio Las Teresas. Durante el encuentro se instó a recomenzar la vida en el evangelio de Cristo y estar comprometidos en el servicio a la sociedad, emulando a Jesús y referentes franciscanos.

De la  celebración religiosa y las reflexiones participaron unos 1000 fieles franciscanos, indicaron los organizadores de la jornada.
De la celebración religiosa y las reflexiones participaron unos 1000 fieles franciscanos, indicaron los organizadores de la jornada.Archivo, ABC Color

La convocatoria fue a nivel país y acudieron a la jornada nacional un millar de fieles franciscanos aproximadamente. La convivencia comenzó con una procesión desde la Plaza Uruguaya hasta el colegio Las Teresas de Asunción. En el polideportivo de este centro educativo se realizó una celebración eucarística y luego llegaron las reflexiones.

La reflexión principal estuvo a cargo de Gustavo Benítez, presidente de la Familia Franciscana, quien habló sobre la necesidad del testimonio franciscano en Paraguay. “Nuestra sociedad clama por hombres y mujeres comprometidos con valores del evangelio y todos nosotros somos llamados a una sola vocación. Tanto los religiosos, las religiosas, los jóvenes, los niños, los de la Orden Franciscana Seglar (OFS) somos llamados a vivir el evangelio de nuestros Señor Jesucristo”, indicó.

Calificó el día de ayer como especial, pues era una jornada donde cada uno podía empezar de nuevo. “San Francisco, al término de su misión decía: ‘Poco o nada hemos hecho’. Y así también en el día de hoy en esta celebración de nuestra convivencia nacional podemos decir hoy es un nuevo día para poder empezar, sin importar la edad. Nuestra fe nos recuerda que Moisés a los 80 años dirigía el Éxodo, también podemos tener como referencia a nuestra Beata Chiquitunga, que desde su juventud y sencillez se ha consagrado a Dios y ha dicho sí al evangelio, al proyecto de Dios. Este es un nuevo día para comenzar de nuevo, para cantar, reír, para ser feliz. Hoy podemos comenzar una nueva vida como franciscanos del Paraguay”, destacó.

PUBLICIDAD

Reiteró a la familia franciscana que todos somos llamados a una misma vocación, la de vivir el Santo Evangelio de Jesucristo, además de ser buenos y útiles a nuestra sociedad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD