Arzobispo llama a apoyar las familias y también a parejas homosexuales

El arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, en el Día de la Sagrada Familia, hizo un llamado a apoyar a todas las familias, incluidas las conformadas por padres divorciados, madres solteras y parejas homosexuales.

En el Día de la Sagrada Familia se destacó el modelo de amor. “La familia cristiana basada sobre el sacramento del matrimonio será siempre un modelo de amor, fidelidad, reconciliación y perdón”, dijo el arzobispo  Valenzuela.
En el Día de la Sagrada Familia se destacó el modelo de amor. “La familia cristiana basada sobre el sacramento del matrimonio será siempre un modelo de amor, fidelidad, reconciliación y perdón”, dijo el arzobispo Valenzuela.

Monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo metropolitano de la Arquidiócesis de Asunción, ayer, durante su homilía con motivo del Día de la Sagrada Familia, hizo un llamado a los feligreses para apoyar a todas las familias y no discriminar, ya sea que estén estas conformadas por parejas de homosexuales, por madres solteras o divorciados.

El arzobispo subrayó que la familia cristiana será siempre el punto de referencia de cómo se experimenta la plenitud humana, cómo un papá, una mamá e hijos pueden experimentar el gozo de ser amados, acompañados, educados y ser insertos en la sociedad; sin embargo, apuntó que no se puede cerrar los ojos ante la variedad de familias que existen hoy en día.

“La Iglesia acompaña a las familias divorciadas y vueltas a casar, a las familias en conflicto con odio y rechazo, de madres solteras, viudas, con mucha misericordia haciendo ver que la persona humana puede reconstituirse, puede hacer el bien, puede amar a Dios, pueda realizar obras buenas en beneficio de los demás y puede volver a amar”, dijo.

Agregó que la Iglesia también está trabajando en situaciones difíciles, pero que la institución siempre se colocará del lado de la persona humana. “Hoy día encontramos que hay parejas homosexuales que forman sus familias; no podemos nosotros desconocer esa realidad. Estamos acompañando a estas personas para poder darles misericordia y comprensión. Es cierto que es una situación moralmente irregular, pero no conseguimos nada denigrando o acusando. Lo que debemos proponerles es que vivan adecuadamente, que se reintegren, que recen, que sean solidarios, que sean sensibles a los pobres y a los necesitados”, refirió.

Finalmente, exhortó a dar gracias a Dios por las familias bien constituidas, las ejemplares, que son un tesoro para la sociedad, y a que apoyen las diversas estructuras familiares con comprensión y misericordia.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.