Primer médico maká vuelve al país cargado de sueños

Tras casi 7 años de estudio en Cuba, Soxchi Benítez (32), de la comunidad maká de Qemkuket (Bajo Chaco), retornó al país con su título de médico. Anunció que trabajará en la atención sanitaria de su colectividad y pidió más oportunidades de estudios superiores para nativos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5ZULMYCXTFBV7KURNMF5D6J2RQ.jpg

Pese a las dificultades con el español e incluso con el guaraní (los maká priorizan su lengua étnica). Soxchi Eliseo Benítez López estaba decidido a no desperdiciar la oportunidad de ir a estudiar medicina en Cuba. Tras la bendición del cacique de la comunidad, Andrés Chemei, partió rumbo a la isla. “No niego que tenía miedo; los maká no estamos acostumbrados a separarnos de nuestra comunidad. Pesó el aliento me dieron mi familia y mis amigos. Mi español era muy básico. Fue muy difícil al comienzo, pero tuve compañeros que me ayudaron. Eso me hizo avanzar. Les agradezco de corazón, por la paciencia de enseñarme el español”, comentó Soxchi.

Retornó al país hace unos semanas, y está enfocado en realizar su pasantía en un centro asistencial, como exige el Gobierno, para validar el título de médico. “Estoy conversando con el director del hospital para indígenas de Limpio. Mi objetivo es luego ir a trabajar en mi comunidad, Qemkuket (zona de Puerto Falcón), como también en la colectividad maká que esta en Mariano Roque Alonso”, dijo.

Lamentó que el puesto de salud de Qemkuket esté abandonado. “Mi sueño es volver a activar ese sitio, pues en mi comunidad, donde hay más de 200 familias, hay muchos niños y ancianos con problemas respiratorios. Aprovecho para pedir al Ministerio de Salud más presencia allí. El pequeño servicio de salud fue abandonado por las autoridades sanitarias”, señaló.

PUBLICIDAD

Soxchi cree que los jóvenes indígenas necesitan más oportunidades de estudios superiores. “Está más que demostrado que no defraudamos cuando nos dan la oportunidad. Se necesitan más profesionales en las comunidades. No solo en medicina. Ojalá se establezcan cupos para las colectividades indígenas”, manifestó.

El novel médico aprovechó su conversación con ABC para presentar a su esposa Ismaray Landabe (28). “Es cubana y nos casamos el 15 de mayo en Cuba. Me ayudó muchísimo a terminar la carrera. Nos enamoramos y decidimos formar familia. Apenas termine de legalizar sus documentos, estudiará enfermería. Queremos trabajar juntos para atender a la gente que más necesita en las comunidades maká”, señaló.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD