Prosigue bachillerato con énfasis en metalmecánica

Esta iniciativa, que tuvo sus orígenes en el Club de Leones Asunción Ciudad Nueva, hoy continúa próspera, dedicada a jóvenes y adultos. Se trata del “Primer bachillerato con el componente en la especialidad de Metalmecánica”, cuyas clases se desarrollan en el Cime.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1987

Cargando...

En el Centro de Industriales Metalúrgicos (Cime) comenzaron las clases del “Primer bachillerato con el componente en la especialidad de Metalmecánica”, en el sistema de educación para personas jóvenes y adultas. Así lo informó Cirilo González, coordinador general, quien detalló que este programa tuvo sus inicios en el Club de Leones Asunción Ciudad Nueva –entidad que él preside–.

Resaltó González que “es un buen modelo de alianza público privada entre el Cime y el Ministerio de Educación y Cultura, mediante el cual se da la oportunidad de culminar sus estudios secundarios a los obreros de las empresas asociadas a este centro, aunque también se desea dar la oportunidad a todas las personas interesadas”.

El curso es totalmente gratuito y se cumple en el local del Cime, Choferes del Chaco y Pacheco, de lunes a jueves, de 18:30 a 21:00. Siguen abiertas las inscripciones y más datos pueden obtenerse llamando a los Teléfs. 021 609-880, 661-468 y celular 0981 344-923.

Una alumna de este curso es Mirian Beatriz Salinas López (33), empleada de la empresa L’Acerie, casada con Felipe Neri García (44), madre de Esteban (10), Guadalupe (8) y Thiago (5). Nació en Piribebuy, donde vivió con su mamá María Nilda (47) y su padrastro Mariano Gauto (49), su figura paterna. Desde pequeña fue a vivir a Carayaó, en la casa de sus abuelos Pedro Martí (+) y Leonora (+), a quienes también considera como sus padres. Estudió hasta el sexto grado y no pudo continuar por falta de recursos económicos y debido a que vivía muy lejos de la escuela.

Luego se mudó a Luque con una tía, y después a la ciudad de Asunción, donde trabajó en una casa de familia sin retiro por muchos años. También fue niñera, y en 2012 ingresó a trabajar a L’Acerie como limpiadora.

Cuando en la empresa se enteró de que había una posibilidad de que los obreros estudien, se emocionó bastante, pues siempre quiso seguir estudiando, pero no se le dio la oportunidad, hasta ahora. No se pierde ninguna de las clases, y su meta luego de terminar el colegio es especializarse en metalmecánica. “Quiero invitar a la gente a que estudie si tiene las posibilidades, que se anime, ya que hoy el estudio lo es todo, es fundamental”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...