¿El PCC contra Rafaat?

El descubrimiento de un nutrido arsenal en Asunción aparentemente tuvo su origen en la persecución y balacera ocurridas en Pedro Juan Caballero, donde una célula del grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC, de Brasil) fue perseguida y que tuvo que abandonar en el lado brasileño un camión blindado y una poderosa ametralladora con los cuales supuestamente pretendían atacar la fortaleza en Paraguay del conocido empresario fronterizo Jorge Rafaat Toumani (55).

De hecho, el propio ministro de la Senad, Luis Rojas, reconoció que “investigativamente está comprobado” el vínculo entre el citado blindado y el fusil con el arsenal requisado en Asunción el miércoles por la noche.

Una de las hipótesis surgidas ayer en la capital del país con relación al repentino hallazgo de los poderosos armamentos, municiones y explosivos señala que desde Pedro Juan Caballero provino el dato que condujo a los agentes especiales de la Senad a localizar la guarida.

Supuestamente, lo que ocurrió fue que los sicarios que se movilizaban en el blindado tenían la misión de matar a Jorge Rafaat Toumani, pero que este, con ayuda de una facción de la Policía local, se anticipó a la acción de los criminales e inició la persecución en la frontera.

A partir de entonces, la Senad habría recogido datos precisos que los llevaron a intervenir la casa del barrio Villa Aurelia de Asunción y el consecuente desbaratamiento de la organización internacional de tráfico de armas presuntamente dirigida por el empresario Carlos Federico León Ocampos, ahora arrestado junto con su mujer y un secretario.

Entonces, la supuesta guerra desatada en la frontera entre la facción local del PCC y el grupo de Rafaat, por lo menos, incidió en la incautación del poderoso material bélico. Ayer intentamos conocer la versión del abogado del empresario, pero su celular estaba apagado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD