Valiosas propiedades en manos de los “amigos”

El cura que contrajo los préstamos, Kevin Lieberman, era, como párroco, miembro del Consejo Económico y de Contabilidad de la Iglesia. La contadora Julia Riveros también era miembro del Consejo y, además contadora de la Diócesis de Ciudad del Este. Fue una pieza clave en el esquema.

DOMUS SA fue abierta tres meses antes de prestar plata a la parroquia. Sus accionistas son José María Cleto Maciel Rojas (hermano del titular del SNPP) y su esposa, además de Juan Bosch, hermano de Mónica Bosch (directora de San Esteban junto a su esposo, Pablo César Julianelli).

Aduciendo necesidades económicas para mantener el Seminario Mayor San José, el obispo Livieres anunció en 2014 la creación del cementerio San Marcos. Según el difunto Mons. Livieres el camposanto sería para “velar por las almas de aquellos que se han ido”.

El que terminó yéndose fue el terreno. Entre 2014 y 2015, las valiosas 11 hectáreas del km 9, en un paradisíaco lugar a orillas del Monday y que pertenecían a la diócesis, terminaron en manos de la empresa de los amigos de Urrutigoity: DOMUS SA. Mónica Bosch aseguró a nuestro diario que la empresa pagó por las valiosas tierras y dijo no recordar el monto.

Este no fue el único valioso terreno perdido. La diócesis también perdió otros valiosos inmuebles, predios en donde precisamente funcionaban los seminarios que ellos decían apoyar. Varias tierras quedaron en manos de la empresa WADRA propiedad de Homogono Reinaldo Draguicevich y Walter Darío Draguicevich.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD