Amenazan interpelaciones

SALAMANCA, España. En el Senado se encuentran muy preocupados por la inseguridad que se vive en el país, por los episodios de violencia protagonizados por bandas de delincuentes fuertemente armados que luchan por el dominio de ciertos territorios, y la ciudadanía de a pie que está a merced de los “motochorros” contra los cuales no hay ningún proyecto de ponerles freno.

La muerte del comisario Félix Antonio Ferrari Yudis (43) cuando trasladaba de un sitio a otro al narcotraficante Jorge Teófilo “Samura” Samudio (47), hizo que esa preocupación de los senadores subiera de nivel y están hablando de interpelar al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor.

Aunque la prensa habla de “rescate” del narco Samura, en un operativo en el que tomaron parte diferentes coches y varios hombres armados que interceptaron el furgón en que iba el delincuente, en plena calle y a la luz del día, es evidente que fue una entrega. Las investigaciones se dirigen en tal sentido. En el momento de escribir estas líneas se ha informado que se encuentran detenidas ya once personas además del director del penal de Emboscada, Juan Carlos Irala (43) y siete de los ocho guardiacárceles que integraban el convoy que trasportaba a Samura.

En pocas palabras, todo lo que ocurrió días atrás fue fruto de la corrupción generalizada que vive el país. Semanas atrás vi en una publicación que Paraguay es el segundo país más corrupto de Sudamérica. Estamos inmediatamente después de Venezuela. ¡Qué orgullo! Y en este último acontecimiento tenemos que lamentar la muerte de una persona, el comisario Ferrari Yudis que, según se supo, tenía una hoja de servicio impecable. Era una persona honrada, correcta, incorruptible. Justamente era el tipo de persona que más escasea en el país y se encuentra en peligro de extinción.

PUBLICIDAD

Los senadores de la nación están muy preocupados por todo lo ocurrido y quieren interpelar al ministro Villamayor. No está mal. En otros países que no figuran en la misma lista que nosotros encabezamos con Venezuela, un hecho de esta naturaleza es motivo suficiente para que el ministro del ramo presente automáticamente su renuncia. Esto aquí no se usa. Al contrario, es motivo para atornillarse mucho más a la silla.

Se lo interpele o no, es una buena ocasión para que los senadores se planteen algunos temas que están relacionados. Si tanto les preocupa la seguridad ciudadana, si están tan preocupados por la delincuencia que parece estar fuera de todo control, sería interesante que se preocuparan también por la corrupción que es la fuente directa de todos estos lamentables acontecimientos.

Tanto en la Cámara de Senadores como de Diputados hay un considerable número de legisladores que no tienen las cuentas muy claras con la justicia. Incluso hay quienes han intercedido para que se les devolviera a unos narcotraficantes el dinero incautado en un operativo policial. Hay legisladores imputados que ya tienen designado un juez “de la casa”, hay otros que están queriendo llevar sus casos a sus respectivos pueblos donde la justicia es más pronta y barata que en la capital.

Hay grabaciones de legisladores citando a una persona en la puerta de un banco para “arreglar” un juicio difícil de ganar; pero esa no es la ventanilla sino debe ser en la del Poder Judicial.

La lista es larga y frondosa. ¿Para qué seguir si todos la conocemos en sus mínimos detalles? Interpelen al ministro Villamayor, si quieren. Pero no se olviden de interpelarse a ustedes mismos de manera que tengamos la seguridad que se quiere terminar con la corrupción.

Hay que dar el ejemplo, porque si un senador es corrupto, por qué no podría serlo un guardiacárcel que cobra algún dinero por la entrega de un narcotraficante. Aunque esto haya costado la vida de una persona honrada e inocente.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD