Compromiso con los jóvenes

A fin de construir un futuro mejor para el Ñeembucú es fundamental que cuidemos nuestro principal capital, su población joven. Niños y adolescentes del duodécimo departamento en pleno siglo XXI viven una realidad de privaciones y falta de oportunidades. Esta realidad se agrava cuando hablamos de los que habitan la zona rural, donde por falta de oportunidades emprenden el éxodo masivo.

Al llegar a la edad de trabajar y ante la falta de opciones, esta franja de la población prefiere migrar al exterior o algún punto del territorio nacional. En el Ñeembucú no existe un plan que permita evitar esta fuga que viene despoblando el área rural desde hace décadas.

La falta de interés por dar un futuro mejor a las nuevas generaciones se observa en los locales educativos del interior del departamento. A pesar de la disponibilidad de recursos del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide), en la gobernación y las municipalidades, muchas escuelas y colegios de la zona ni siquiera cuentan con una conexión a la red eléctrica o agua potable.

Pese a los montos millonarios de dinero que reciben persisten las letrinas en muchos locales escolares. Una notable descoordinación entre las autoridades y la predilección de estas por las instituciones educativas del área urbana hacen que la mayor parte de los recursos se destinen a los que viven en los centros urbanos del Ñeembucú.

A pesar de los recursos disponibles, por falta de voluntad política el almuerzo escolar, de dudosa calidad, no es proveído los 365 días del año a los estudiantes. Como varias escuelas están sin electricidad, gran parte de lo poco que se entrega se pudre al perder la cadena de refrigeración.

En lo relacionado al vaso de leche, ha sido un escándalo público la venta de los pack del lácteo adquirido por la Gobernación en negocios locales, en un vergonzoso acto de corrupción. La leche era adquirida sin la inscripción que advierte la prohibición de su venta y los autores no recibieron el castigo merecido por tan deleznable acción

Esperemos que las futuras autoridades cuiden a nuestros niños y jóvenes, coordinando con el sector privado las acciones que puedan permitir frenar el doloroso éxodo que mutila a las familias del Ñeembucú. Solo con un real compromiso con las nuevas generaciones se podrán generar oportunidades para la franja joven de la población, que hoy es mano de obra barata lejos de su tierra.

clide.martinez@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.