Fanatismo

La pelea protagonizada por autoridades de Atyrá en la vía pública y en plena Semana Santa a causa de los colores de la fachada del edificio de la Junta Municipal, el miércoles 27 pasado, demostró cómo el fanatismo partidario de algunos sectores enceguece a las autoridades a la hora de actuar en beneficio de la comunidad que los eligió.

Intendente y ediles no tuvieron mejor idea que agredirse verbalmente y casi llegar a los golpes, frente a sus compueblanos, incapaces de sentarse a conversar y llegar a un acuerdo como corresponde a personas civilizadas.

La piedra del escándalo fue que el ejecutivo municipal pintó de azul los vivos y las letras que adornan la fachada del nuevo edificio de la Junta. Esto molestó a los integrantes de la bancada colorada, que son mayoría en el colegiado. En sesión ordinaria, resolvieron cambiar el color a uno “neutro”, con la oposición de los cuatro ediles liberales, que querían mantener el color original.

Durante la “repintata” aparecieron el jefe comunal, Martín Muñoz (PLRA), y los ediles liberales y protagonizaron una pelea que fue transmitida en vivo por los medios de comunicación locales, ante el asombro ciudadano.

PUBLICIDAD

Las reacciones no se hicieron esperar, y los atyreños se expresaron, especialmente en las redes sociales, calificando el hecho de “vergüenza” para la comunidad, teniendo en cuenta que hay muchas cosas mucho más importantes que preocupan a los lugareños, como que se está perdiendo en los barrios el trabajo de autogestión para la limpieza iniciado por el finado Feliciano Martínez, que fue un ejemplo de autoridad municipal.

Resulta paradójico que esta localidad, que fue conocida a nivel mundial por la unidad y autogestión de los vecinos, que la convirtieron en la ciudad más limpia y ecológica del mundo, está ahora dividida por colores partidarios. Lo peor es que esta división la generen las propias autoridades.

Los atyreños no merecen tener autoridades cegadas por el fanatismo, que no les permite ver las verdaderas necesidades de su comunidad. Esperemos que en estos días santos hayan reflexionado sobre lo sucedido y retomen el camino de la racionalidad, que les permitirá trabajar por el bien de esta bella ciudad.

desire.cabrera@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD