Un puente es la prioridad

Han transcurrido largas décadas y cambiaron varios gobiernos, esperando con ilusión que los presidentes de Argentina y Paraguay anuncien oficialmente el inicio de la construcción de un puente internacional que una al Ñeembucú con Formosa o Chaco, ambas provincias del vecino país. Las autoridades regionales del duodécimo departamento vienen insistiendo con esta posibilidad desde la década de los 80, registrándose mínimos avances en la toma de decisiones, que corresponde a los mandatarios nacionales.

Durante su reciente visita al departamento de Ñeembucú, el gobernador del Chaco Óscar Domingo Peppo reiteró el apoyo regional al proyecto, que calificó de necesario y prioritario para la administración a su cargo. Precisó que solo falta el acuerdo final, considerando que se han dado todos los pasos previos, incluyendo la realización de estudio de factibilidad y la predisposición de organismos internacionales de facilitar los fondos requeridos para la ejecución de las obras.

En el escenario fronterizo se da una sana disputa de las provincias del Chaco y Formosa por ser sedes de este proyecto de integración regional. El estudio de factibilidad financiado por el Fondo Financiero de Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) concluye que las opciones más convenientes para el emplazamiento del puente internacional son las que unen Pilar y Puerto Cano (Formosa) y Curupayty-Las Palmas (Chaco).

En cualquiera de los casos, uno de los extremos de la pasarela estará ubicado en territorio del Ñeembucú, lo que abre una gran expectativa de progreso para los habitantes de un departamento sufrido e históricamente marginado por los gobiernos de nuestro país.

En esta campaña proselitista para las elecciones generales del 22 de abril, como ha venido ocurriendo desde hace 30 años, los candidatos de todos los partidos han prometido concretar este sueño de los sureños. Pero, lamentablemente, hasta hoy el anuncio no ha pasado de ser un gancho para captar votos.

El anhelado llamado a licitación no se realiza para renovar el optimismo de los pobladores del departamento de Ñeembucú, expectantes en la obra. Si bien aún quedan algunos meses para que el actual gobierno avance hacia la concreción del proyecto, las esperanzas están puestas fundamentalmente en los actuales candidatos presidenciales, ya que uno de los dos desde agosto tendrá la lapicera que podrá utilizar para poner fin a los años de postergación de los sufridos pobladores del Ñeembucú.

clide.martinez@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.