Denuncian una millonaria estafa

El abogado Santiago Rojas denunció la estafa  que habría cometido Pedro Gustavo Ariel Anciaux González y  de la que resultó  víctima el oriental  Hsi Chien Lan y otras posibles personas, por montos multimillonarios.

Rojas manifestó que todo se inició con la compra de la "cesión de acciones y de derechos hereditarios"   por US$ 186.000 a favor de Hsi Chien Lan, del que sería beneficiado Anciaux en el juicio sucesorio de su padre  Pedro Elías Anciaux, y que se encuentra en trámite.

Anciuax González también  firmó un reconocimiento de deuda por US$ 820.000, a favor del oriental, que a la fecha se encuentra vencida.

Sin embargo, una vez que el abogado fue al juzgado de Alberto Martínez Simón, donde se tramita el juicio de sucesión de Pedro Anciaux, se enteró con sorpresa de que aquel también había cedido sus derechos hereditarios por US$ 2.800.000 a favor de Diego Hernán Dirisio, por el total de lo que le correspondería en herencia a Anciaux González.

Para colmo, el abogado Rojas dijo que Anciaux González también vendió su parte hereditaria a Domingo Mendoza Morlis, por una parte de sus derechos, por G. 200.000 millones, según constancia de escritura pública.

Es decir, Anciaux González vendió a varias personas el total de su derecho como heredero, lo que mínimamente configura su mala fe, en el ámbito civil. El abogado solicitó la declaración de  quiebra. Agregó que realizará una denuncia penal por estafa para que la Fiscalía investigue su  responsabilidad, de la que no se descarta puedan existir otros damnificados,  indicó.
 
Orden de detención

Rojas exhibió una orden de detención emanada por el fiscal Marcial Machado Orihuela, de la Fiscalía barrial Nº 1, en la causa caratulada " Pedro Ariel Anciaux s/ hecho punible contra el patrimonio (estafa)". El oficio a la Policía Nacional fue remitido el 28 de mayo de 2010.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.