Los 200.000 dólares habrían sido falsificados en Pedro Juan

Los 200.000 dólares falsos hallados por agentes de la Senad en San Lorenzo posiblemente fueron fabricados en Pedro Juan Caballero o en Ponta Porã, Brasil, ciudades divididas solo por un paseo central que constituye la línea fronteriza entre ambos países. Esa región constituye la base de operaciones del cártel brasileño o cártel de Pedro Juan, organización criminal turco-libanesa que domina el tráfico de cocaína, marihuana, armas y la falsificación de dólares, dijeron analistas policiales. Los 200.000 dólares apócrifos fueron encontrados con 20.200 dinares, moneda oficial de Irak.

Una sofisticada ‘‘imprenta móvil’’ donde se ‘‘fabrican’’ dólares se encuentra instalada en la frontera entre Pedro Juan y Ponta Porã. Esta ‘‘fábrica’’ de dinero falso es rastreada por la inteligencia norteamericana, paraguaya y brasileña desde al menos ocho años atrás, sin éxito.

Existe incluso un ofrecimiento de recompensa ‘‘off the récord’’, o extraoficial, a los cazafortunas que pudieran dar información exacta del lugar donde se encuentra dicha imprenta, dijeron los informantes.

Los 20.200 dinares posiblemente estaban destinadas a ser limpiadas en su contenido, de modo a obtener solo el papel en blanco. Ese papel especial de billete debía ser luego sometido a laboratorio, es decir enviado a la imprenta de la frontera y ser convertido en dinero norteamericano de 100 dólares.

Ese mismo procedimiento utilizan los mafiosos de la frontera para convertir billetes auténticos de un dólar en dinero falsificado de 100 dólares, señalaron los informantes.

Los narcos de Ponta Porã y Pedro Juan Caballero sometieron ya estos billetes a rigurosas pruebas, como el realizar con éxito grandes compras en negocios de São Paulo, indicaron los informantes.

Los billetes falsificados y el dinero iraquí fueron hallados en la casa del comerciante Eladio Jara Benítez (35), en Curva Meyer de San Lorenzo. Este fue detenido. Otras dos personas que estaban en la casa, Reinaldo Ramos Saguier y Luis Rojas igualmente fueron retenidas para averiguaciones. Estas dos personas dijeron ser intermediarias en el negocio de compraventa de ganado. Agregaron que visitaron a Jara Benítez porque este tenía información de una persona que deseaba comprar vacunos.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD