El Brasil defiende contenido de acta entreguista sobre energía de Itaipú

El Brasil a través de un comunicado conjunto de sus ministerios de Relaciones Exteriores y de Minas y Energía defendió ayer los términos del Acta Bilateral sobre energía de Itaipú. Sostiene que el documento fue producto de un consenso. Afirma que pretendía que nuestro país pagara por la energía “que realmente consume”, pero ignora el acuerdo del 2007 que beneficia al Paraguay.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro (izq.)  conversa con su colega paraguayo Mario Abdo Benítez durante el encuentro que ambos tuvieron en la hidroeléctrica Itaipú el 26 de febrero pasado.
El presidente brasileño Jair Bolsonaro (izq.) conversa con su colega paraguayo Mario Abdo Benítez durante el encuentro que ambos tuvieron en la hidroeléctrica Itaipú el 26 de febrero pasado.Archivo, ABC Color

Si bien Brasil aceptó el 1 de agosto pasado dejar sin efecto la entreguista Acta Bilateral, firmada el 24 de mayo último, y volver al campo técnico la discusión sobre contratación de potencia de Itaipu, ahora emite un comunicado en el que defiende todo el contenido del documento.

El manifiesto público del gobierno brasileño señala al inicio: “El propósito del Acta Bilateral era establecer un contrato para la venta de energía de Itaipú de 2019 a 2022, garantizando a la planta los recursos necesarios para su operación y, en consecuencia, la estabilidad del suministro de electricidad a ambos países. De esta manera, cumpliría con el Artículo XIII del Tratado de Itaipú, que establece que los países se comprometen a contratar todo el poder proporcionado por el binacional”.

En el siguiente punto afirma que el acta “también buscó corregir una brecha histórica en la contratación de energía de Itaipú por Ande (Administración Nacional de Electricidad). Teniendo en cuenta que la contratación de Ande no se ha mantenido al día con el alto crecimiento de su demanda de energía, el Acta Bilateral ha tratado de reequilibrar esta relación, para que cada parte pague por la energía que realmente consume”.

PUBLICIDAD

Brasil enfatiza que las negociaciones no fueron secretas: “Al contrario de lo que se ha revelado, todo el proceso de negociación que resultó en la firma del Acta Bilateral no fue secreto. A todas las reuniones asistieron representantes de los Ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, Eletrobras, Ande e Itaipu Binacional”.

Sin embargo, el Ing. Fabián Cáceres, que estuvo en Brasilia en representación de la ANDE el día que se firmó el acta, denunció que los técnicos brasileños se burlaron de sus pares paraguayos y que él fue invitado a salir de una de las reuniones.

Brasil también reafirma que no se puede especular sobre venta de energía de la Itaipú a otras entidades que no sean Eletrobras y Ande. De esta forma alude a la cláusula sexta del Acta Bilateral que los mismos negociadores paraguayos excluyeron a pedido del vicepresidente Hugo Velázquez, quien actuaba a través de su asesor jurídico José “Joselo” Rodríguez González.

Al respecto el comunicado dice: “Cabe señalar que el Tratado de Itaipú solo permite la venta de energía producida por la planta a Eletrobras y Ande. Por lo tanto, no hay base para especular acerca de la posibilidad de comercializar la energía de la planta binacional por otra compañía que no sea Eletrobras y ANDE”.

“Consenso”

En otro punto el pronunciamiento expresa: “También debe señalarse que el resultado del Acta Bilateral fue el resultado del consenso entre los representantes de ambos países para alcanzar un acuerdo justo para ambas partes”.

Finalmente, el Brasil destaca que “continúa dialogando con Paraguay para construir soluciones que contribuyan a la corrección de cualquier desequilibrio relacionado con la contratación de la energía producida”.

Si bien la discusión sobre Itaipú volvió al ámbito técnico, no se descarta que ante un desacuerdo se abra nuevamente las negociaciones diplomáticas en que Brasil podría ratificarse en los términos de la cuestionada acta. En su comunicado Brasil ignora totalmente el acuerdo del 2007 que daba un trato preferencial a nuestro país para la compra de energía excedente (llamada también adicional) -la más barata-, condición que el país vecino pretende cambiar. El trato preferencial fue a cambio de que Paraguay permitiera el funcionamiento de dos nuevas turbinas en Itaipú.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD