Ferreira recusa a la fiscala general y a los 16 adjuntos

Desde la clandestinidad la presidenta de Imedic, Patricia Beatriz Ferreira Pascottini, impugnó ayer la resolución por la cual confirmaron en el caso al fiscal Marcelo Pecci. Además recusaron a la fiscala general y a 16 adjuntos.

El despachante de Aduanas Néstor Ramírez Giménez, en su audiencia de imposición de medidas.
El despachante de Aduanas Néstor Ramírez Giménez, en su audiencia de imposición de medidas.Archivo, ABC Color

Semanas atrás la defensa de la titular de Insumos Médicos SA (Imedic) había recusado al fiscal Marcelo Pecci, con el argumento de supuesta falta de objetividad por parte de ese agente. La fiscala adjunta, Teresa Aguirre, rechazó el recurso y confirmó a Pecci en la investigación por falsificación de facturas.

Sin embargo, ayer la defensa de Patricia Ferreira impugnó dicha resolución, pero al mismo tiempo recusó a los 16 fiscales adjuntos, a pesar de que ni siquiera han tenido participación en la causa. La chicana se extendió a la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez Astigarraga, de modo a que la misma no pueda resolver esta impugnación.

De esta forma, será la Corte Suprema de Justicia la que deba inevitablemente intervenir en dicho planteamiento de la defensa de la presidenta de Imedic.

Ferreira se encuentra imputada por la presunta compra irregular de medicamentos en el marco de la lucha contra el covid-19 y la producción de facturas falsificadas, además cuenta con orden de captura por esta misma causa.

PUBLICIDAD

Antecedentes

De acuerdo con la investigación, los procesados habrían montado un esquema delictivo para traer a Paraguay medicamentos de laboratorios de dudosa calidad de la India y China. Para el efecto habrían adulterado facturas de la multinacional brasileña Eurofarma, firma que denunció el hecho junto a un grupo de legisladores.

Los investigadores hallaron 10 facturas adulteradas de Eurofarma y guías de traslado falsas presentadas ante la Dinavisa (Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria), en las que se especificaba que provenían de San Pablo, Brasil, cuando en realidad eran medicamentos importados de India y China.

La imputación señala que los medicamentos fueron traídos por la firma Imedic, vulnerando todo el sistema aduanero y también los controles sanitarios del Ministerio de Salud, para luego ser distribuidos peligrosamente en el mercado nacional.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD