Clan Zacarías tendrá en sus manos el control político del Alto Paraná

CIUDAD DEL ESTE. A partir del 15 de agosto, el clan Zacarías Irún tendrá el control del poder político en el Alto Paraná. Justo asume ese día el cargo de gobernador. La Municipalidad de Ciudad del Este tiene como titular a Sandra McLeod de Zacarías. Javier, por su parte, es el principal referente político de la región.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XPIC3RL4FZEYRNUTFROK2W6TEE.jpg

Javier Zacarías Irún es el principal referente político del Alto Paraná; su bastión, Ciudad del Este.
A partir del 15 de agosto, el clan Zacarías tendrá la suma del poder político de la región: Justo, su hermano, asumirá el cargo de gobernador departamental.

Sandra McLeod, esposa de Javier, es intendenta municipal de la ciudad con mayor número de habitantes del país, después de Asunción. Sandra heredó el cargo de su marido ¿Sabe realmente que es intendenta? es la pregunta.

Por espacio de mucho tiempo, Javier Zacarías y Nelson Aguinagalde compartieron una estrecha amistad así como negocios en común.

PUBLICIDAD

Diferencias económicas terminaron por convertirlos en enemigos políticos y en el último trecho del mandato de Aguinagalde como gobernador departamental quedó claro que las posturas eran irreconciliables.

La ambición política de Javier Zacarías de alcanzar la Presidencia de la República tenía como lastre la enemistad con Aguinagalde quién a duras penas ocultó su renuencia para apoyar a su examigo.

Nelson Aguinagalde logró un escaño en la Cámara de Senadores e inicia un sendero político propio, aunque los intereses coyunturales muchas veces son suficientes para olvidar rencores y negocios fallidos.

Justo Zacarías Irún en la Gobernación se convierte en un garante de estabilidad para las ambiciones políticas a mediano plazo de su hermano Javier.

Piezas en el tablero

La inédita crisis económica que soporta Ciudad del Este se convirtió en serio problema para el proyecto de Javier Zacarías Irún: tiene que demostrar liderazgo y suficiencia para sortear esta situación, caso contrario no podrá exponer capacidad para enfrentar problemas de nivel nacional.

En esta búsqueda de proyección a nivel nacional también debe buscar como desprenderse de la corrupción. Javier Zacarías es uno de los políticos que también se enriqueció en Ciudad del Este.

En este momento sucede algo particular en Ciudad del Este: la crisis demostró que el modelo basado en la falsificación, la extorsión y el contrabando masivo puede ser un problema para la supervivencia del sistema.

Se critica abiertamente a la Policía Nacional por la presencia de efectivos dedicados exclusivamente a extorsionar a turistas.

Otro tanto se puede decir de aquellos magistrados que descaradamente extorsionan a los comerciantes. Ni hablar de fiscales y jueces que liberan a narcotraficantes.

La Armada Nacional es blanco de virulentas críticas por la tolerancia y complicidad con los puertos clandestinos.

La mafia se empotró en Ciudad del Este. La corrupción se convirtió en dueña y señora de la urbe. Esta situación no es nueva, lleva años en medio del silencio cómplice de la colectividad.

Esta asociación directa entre delincuencia e instituciones del Estado es insostenible y comienzan a surgir voces reclamando por lo menos un atisbo de decencia en la ciudad.

Javier Zacarías Irún no puede salir de un antro de ladrones y desde allí proponer un gobierno nacional; su hermano Justo tendrá la responsabilidad de representar al Poder Ejecutivo, cuyo titular también tiene sospechas en contra suya. Horacio Cartes será Presidente de la República en pocas semanas, pero las dudas sobre su integridad persisten.

Ciudad del Este pondrá a prueba las voluntades para dar una nueva imagen a un viejo rostro de corrupción.

PRÓXIMA NOTA: En busca de un nuevo modelo para CDE

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD