El Gobierno ordena aniquilar sin contemplación a los guerrilleros

Aniquilar sin contemplación a los grupos armados de extrema izquierda que aparezcan en el territorio nacional es la consigna lanzada por el Presidente de la República. Así reveló ayer al referirse a la aparición de guerrilleros en Concepción. De "residuos de Patria Libre" calificó a quienes ultimaron de 27 balazos al policía Oscar Antonio Noceda.

Nicanor Duarte Frutos aseguró que el Gobierno no permitirá que grupos armados quieran enseñorearse en el Paraguay, "para quebrantar la tranquilidad que vive el país". Advirtió que la instrucción es actuar con firmeza, sin contemplación, "contra las células que se estaban preparando para objetivos que riñen con la vida democrática". El Jefe de Estado habló ayer de este tema durante una entrevista con radio Primero de Marzo, en el programa "Marcando Pautas", conducido por el periodista Carlos Peralta.

Se supo que, tras la confirmación de la existencia de guerrilleros en el norte del país, el gobernante trató el tema con el comandante de las Fuerzas Militares, Gral. de Ejército José Key Kanazawa; el comandante de la Policía Nacional, comisario Fidel Isasa, y el fiscal general del Estado, Rubén Candia Amarilla. Fue para lanzar la terminante orden de actuar sin pérdida de tiempo y con todo el poderío necesario no solo para frenar sino también desbaratar cualquier iniciativa guerrillera.

Por orden del Presidente de la República, dotaciones militares permanecen en la zona de Concepción, donde se registró a comienzos de esta semana el asesinato del suboficial de Policía Oscar Antonio Noceda, quien horas antes capturó a familiares de sujetos sindicados como integrantes de la banda de secuestradores de Cecilia Cubas.

De acuerdo con los informes recabados, Nicanor exigió que los responsables de la muerte del uniformado sean individualizados y capturados para ser sometidos a los rigores de la ley. En cumplimiento de dicha misión, los militares y policías siguen buscando afanosamente a los malvivientes.

Al referirse a la marcha campesina convocada esta semana, el mandatario reconoció, por otro lado, que los reclamos son legítimos, pero que no es posible cumplir con todos. Dijo que la buena voluntad del Gobierno de nada sirve desde el momento en que son varias las promesas incumplidas por gobiernos anteriores que dejaron "un país sumido en la pobreza".
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD