Imposición de fuerza es violación de la Constitución, afirma obispo

La imposición de fuerza que hicieron el martes último en la Cámara de Senadores legisladores cartistas, luguistas, liberales llanistas y oviedistas representa una violación de la Constitución, afirmó ayer monseñor Gabriel Escobar, obispo del Vicariato Apostólico del Chaco. El religioso cuestionó que los citados sectores políticos impongan sus intereses personales con el argumento de que tienen la mayoría.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/LTTULKLBXVG4PB7DTRX4EJECFE.jpg

FUERTE OLIMPO, Dpto. de Alto Paraguay (Carlos Almirón, corresponsal). Lo sucedido en la Cámara de Senadores, en que un grupo de 25 legisladores impusieron sus intereses personales, desconociendo la autoridad legítima de la propia cámara, demuestra que a estos solo les interesa saciar sus mezquindades personales, dejando de lado el bien común de los pobladores en especial de aquellos más humildes, conforme a la opinión del obispo del Vicariato Apostólico del Chaco.

El martes pasado los 25 senadores aliados violentaron el propio reglamento interno de la Cámara Alta para abrir el camino a la presentación de un proyecto de la enmienda constitucional. Por la vía ilegal de la modificación de la Carta Magna, quieren habilitar la figura de la reelección para que el presidente Horacio Cartes y el expresidente Fernando Lugo compitan de nuevo por el poder en las elecciones generales del 2018.

Monseñor Escobar expresó que “el Senado de nuestro país tiene su propia historia” y que además “sus representantes son elegidos por el pueblo, por lo que se debe respetar la legitimidad de su funcionamiento”.

Ojo con inversionistas

El obispo católico advirtió que con lo que está sucediendo a nivel político se corre el riesgo de ahuyentar a los inversionistas ya que “nadie querrá venir a invertir con este tipo de inseguridad política”. Respecto a la participación del senador Lugo en la actual crisis política, señaló que ahora le conoce mucho mejor como persona. Dijo que no podía creer que el exobispo de San Pedro haya tenido que pactar “con sus verdugos que ayer le sacaron del poder”. Se refería al juicio político del 2012 por el cual Lugo fue sacado de la Presidencia de la República por mal ejercicio en sus funciones. Los partidarios del entonces titular del Ejecutivo habían considerado un golpe parlamentario la decisión del Poder Legislativo.

“En la antigua Alemania el gobierno se caracterizaba por realizar grandes obras, pero con base en la imposición de una dictadura, en que se violaban todos los derechos sociales de las personas, algo similar sucede actualmente en nuestro país”, manifestó monseñor Escobar. Por último, el religioso pidió a los políticos apostar al diálogo para la búsqueda de soluciones, mirando siempre el país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD